main

Oficina

7 ideas para marcar la diferencia en tu trabajo

8 junio, 2017 — by Cristhian Manzanares

shutterstock_358251353-960x622.jpg

Quizás uno de esos grandes secretos que los mejores trabajadores no han contado a nadie pero dejan en evidencia con sus acciones es que ellos ocupan buena parte de su tiempo ayudando a otras personas a lograr sus metas. Es así de simple y complejo a la vez. Quizás uno pueda pensar firmemente que, tras todo lo que uno tiene que hacer en su trabajo, ya no le va a quedar tiempo para ayudar a otra persona a hacer el suyo. Pero en realidad, el truco va un poco por aquí: tu éxito radica en tu comportamiento dentro de tu empresa y en las relaciones que ahí desarrollas. Entonces, es lógico que si tu realizas un trabajo que destaque, te sea más sencillo “crear” las condiciones necesarias para que las otras personas con las que laboras también lo hagan. Así que con esto en mente, aquí te presentamos 7 ideas para marcar la diferencia en tu trabajo, y sobresalir por encima del resto.

  1. Ten un propósito. Antes de buscar respuestas, haz las preguntas correctas. ¿Qué estás buscando en/con tu trabajo? Muchos jefes, gerentes y dueños son los primeros en llegar a la oficina cada día. Eso es un gran ejemplo para todos, pero… ¿qué haces luego de eso? ¿Pierdes media hora en la cocina endulzando un café? ¿Entras a una página web a leer noticias? ¿Organizas tus pensamientos? ¿Revisas tu email? Entonces, claro, bien puedes preocuparte por “tus” cosas, o en cambio hacer algo visible e importante para la empresa. Esto incluso lo puedes hacer desde un día antes. Y si otros han dejado pasar alguna labor en algún proyecto, puedes tomar las riendas y avanzar gran parte del mismo. No se trata de llegar a antes que el portero ni ser el que apaga las luces al salir. Se trata de maximizar efectivamente el tiempo durante el cual te encuentras en tu trabajo.
  2. Acompaña tus palabras con acciones. Porque es fácil tener una opinión para todo, y sobre todo, es fácil realizar una crítica (así sea -preferiblemente- constructiva). Pero queda claro que no muchas personas pueden hacer el esfuerzo de sostener esas palabras con acciones que validen sus opiniones. Y esto también implica desarrollar la personalidad y el criterio necesario para saber cuándo y cómo decir las cosas, y luego ejecutar el cambio o la acción requerida. Si un proyecto te parece que se está desbocando, intervén y dilo. Señalar que “está yendo mal” no ayuda en mucho, quizás para entonces ya todos lo sepan, pero opina, propón un cambio o una solución (o las que sean necesarias) y llévala a cabo. Problemas abundan. Personas que los resuelvan, no. Y tú podrías ser una de esas.
  3. Muestra también un lado personal. Porque uno no vive para trabajar, y afortunadamente es una tendencia que ya está desapareciendo. Mostrar tus intereses personales hace que las personas se identifiquen contigo y te recuerden, lo cual te puede dar una gran ventaja si es que eres alguien que recién se ha integrado a un equipo o incluso como una compañía ingresando a un mercado competitivo. Las personas buscan algo real con lo cual se puedan relacionar. Eso sí, asegúrate que tus intereses personales no opaquen tus logros profesionales. Es buenísimo que te reconozcan como “el tipo que corrió en una maratón”, pero no como “ese tipo corre tanto que si lo llamamos para un proyecto nunca contesta”, cuidado. Deja que la gente te conozca, pues eso le agrega algo de color y profundidad a tu imagen profesional, pero tampoco la descuides hasta que se destiña.
  4. Que te conozcan por algo específico. Hacer tu trabajo está bien. Es lo que tus jefes esperan, lo mínimo aceptable. Ese no es el consejo a seguir. ¿Por qué? Porque es tu obligación como empleado; es más, seguramente debe estar en el contrato que firmaste. ¿Entonces? Haz más que eso. Sí, eso es algo que probablemente tus jefes también esperen. Pero tiene sus ventajas. Sé un líder que transforme lo disconforme que se pueden estar el resto de empleados con alguna situación. Sé el dueño que se haga entregas a domicilio personalmente a algunos clientes. Sé el jefe que constantemente promueva a su gente. Que te conozcan por responder con prontitud, actuar con rapidez, y siempre esté al tanto. Elige tu misión, pero sobrepásala. Eso siempre se hace notar.
  5. Siempre dispuesto a aprender. No lo sabes todo, pero tranquilo, porque quien te contrato tampoco: por eso te llamó. Y tampoco está mal no tener todas las respuestas (ojo: algunas debes saber; por lo menos las que en efecto competen al trabajo por el cual has sido contratado). Lo que en realidad se ve mal, es que simplemente te quedes con lo ya sabes… y punto. Tu aprendizaje aún a ese nivel profesional debe seguir siendo constante, sin temor de intentar nuevas cosas. A mediano o largo plazo, te conducirá a una mejora ostensible de tus capacidades (y si tus superiores son inteligentes, sabrán esperarte). Tu crecimiento significa que la empresa también lo hará. Quedarse en el mismo lugar de siempre, significa que tampoco te importa cómo le vaya a la empresa a futuro. Y ningún dueño quiere eso.
  6. Desarrolla tu inteligencia emocional. Sí, este puede ser el consejo más difícil de todos. Todos conocemos a ese colega que nunca habla con nadie. quizás porque no quiere interactuar con ninguno o no se esfuerza en hacerlo. Son personas reconocibles pero no por las mejores formas. Del otro lado, está el colega que irradia energía positiva, es divertido e influye en quienes lo rodean para hacer siempre cosas buenas. Esa es la persona que mantiene al equipo unido y en la cual se puede confiar para motivar al equipo para trabajar juntos por un objetivo común. Las personas con inteligencia emocional quizás no tengan que ser las capaces mentalmente pero sí que saben sostener el espíritu y la fortaleza del equipo para dirigirse hacia un objetivo común y llegar al éxito. Los que logran que se hagan las cosas con los mejores resultados, sin hacerse problemas con nadie.
  7. Trabaja más fuerte que todos. No se ha encontrado el reemplazo del trabajo duro. Hasta ahora, no hay nada. Y quizás si nos ponemos a observar a nuestro alrededor para detectar cuántas personas trabajan más fuerte que pueden… pues, por ahí que nos damos cuenta que en realidad, son muy pocas. Para destacar hay que trabajar duro, y más que el resto, más que todos. Y si te das cuenta, por lo que acabamos de decir, esta quizás deba ser la manera más fácil. ¿Cómo? ¿La más fácil? Así es, porque seguramente, tú serás único que DE VERDAD lo está intentando. Qué tal…

¿Qué otras ideas para marcar la diferencia en el trabajo nos puedes dar? ¿Alguna de estos consejos te ha dado resultado? Cuéntanos en los comentarios.

Oficina

4 tipos de personas en el trabajo

5 junio, 2017 — by Cristhian Manzanares

shutterstock_628640720-960x640.jpg

Una de las grandes habilidades que posee todo trabajador, es precisamente tener esa capacidad de lidiar efectivamente con varios tipos de personalidades en su centro laboral. A veces llega a ser todo un arte, pero si lo dominas, tu estancia durante las horas de chamba pueden resultar no solo productivas sino incluso entretenidas. Claro, idealmente. De todas formas, se sabe que existen varias “personalidades” en el trabajo que, de acuerdo a varios estudios y publicaciones, son específicas y estables, las mismas que orientan sus comportamientos. En este post te mostraremos 4 tipos de personas en el trabajo que debes conocer para, al menos, trabajar con gusto y sin complicarte demasiado. Aprende a detectarlas.

  1. Directa. Aquellas personas con una personalidad directa son las que tienen un escritorio cubierto con papeles aunque seguramente esté organizado en pilas. Comúnmente prefieren aprender por su cuenta y están orientadas a la acción, por lo que se les podría ver impacientes o aburridos en grupos de trabajo. Las personalidades directas tienden a usar expresiones como “tienes que” o “deberías” y además, hablan muy fuerte y rápido, haciendo pasar sus opiniones como hechos. Pero más que eso, estas personas no tienen muy desarrollada su capacidad de escuchar, así que cuando necesitas darles instrucciones, trata de ser directo y frontal en tus interacciones. Son personas que constantemente sienten que necesitan estar apurados y tienden a tomar decisiones rápidas.

  1. Animosa. Una persona animosa usualmente tiene un escritorio desordenado, con papeles en cualquier parte, junto a revistas, recibos, formularios, libros y otras cosas más. Estas personas con tal personalidad prefieren aprender en grupos y disfrutan ser guiados y atender a conferencias. Son fáciles de reconocer porque se resisten a completar un programa de estudio online personal. Estas personas tienden a exagerar y hablar un montón. Son muy buenos comenzando nuevos proyectos pero necesitan un poco más de ánimo para finalizar aquellos en los que ya están involucrados y aún no culminan.

  1. Considerada. Este tipo de persona tiene su escritorio atestado, sin embargo sabe exactamente dónde está cada cosa. Posiblemente tenga el protector de pantalla de su computadora con imágenes de paisajes que llamen a la serenidad (o quizás tenga un marco con esa imagen sobre su escritorio), fotos grupales con amigos y otros ítems personales distribuidos prominentemente. Estas personas prefieren aprender en grupos, especialmente en actividades de team-building, y no les gusta mucho tomar nuevos proyectos así de pronto. Si ves que una persona requiere mucha atención y guía cuando se le asigna un nuevo proyecto, es este tipo de persona. Hablan de manera suave y pausada y a menudo son reticentes a dar sus propias opiniones sobre algo. Escuchan cuidadosamente antes de hablar y participan mucho en charlas triviales.

  1. Sistemática. Esta persona usualmente tiene un escritorio pulcro sin papeles, excepto aquellos con los que está trabajando en ese momento. Además limpian su escritorio cada noche (o al final de sus labores) y los únicos materiales visibles están relacionados a su trabajo, tales como gráficos y cuadros estadísticos. Las personas sistemáticas prefieren pensar de manera independiente, pueden ser algo reacias a participar en ambientes grupales y están enfocados en los plazos. También tienden a usar un lenguaje muy preciso y prefieren compartir hechos y datos más que sus propias opiniones. Asimismo, su capacidad de conversación es algo limitada y prefieren tener conversaciones enfocadas en un tema específico.

¿Has detectado alguna (o todas) de estas 4 tipos de personas en tu oficina? ¿Crees que hayan más personalidades? Cuéntanos tus experiencias en los comentarios.

Oficina

Las 5 cosas que jamás debes de hacer en tu primer día

1 junio, 2017 — by Cristhian Manzanares

shutterstock_410816890-1-960x720.jpg

¡Felicitaciones! Tienes un nuevo trabajo. Ahora prepárate, porque lo más difícil recién está por empezar. Esos primeros días seguramente serán duros, pero sobrevivirás, te lo aseguramos. Eso si, en apariencia, durante tus primeras horas en tu nueva oficina, todo parecerá que está bajo control, pero puede ser solo una ilusión. Esas son las horas para aprender y conocer todo sobre tus roles, funciones, las políticas empresariales y tus nuevos jefes y amigos … ok, colegas, es muy temprano todavía para lo otro, cierto. Así que para que ese primer día se convierte en una experiencia por demás positiva, aquí te dejamos estos consejos que consideramos importantes. Estas son las 5 cosas que jamás debes de hacer en tu primer día en tu nuevo trabajo.

  1. Llegar tarde: No. Definitivamente no. Primero lo primero. Llegar tarde en tu primer día a la nueva oficina es la mejor manera de crear la peor impresión sobre tu trabajo. Eso dice mucho de tu pésima habilidad de manejar las demandas que caen sobre tus labores y si no puedes manejar tu puntualidad a la hora de llegar a tu trabajo, es posible que tus jefes consideren que no puedas manejar tus tiempos dentro de la oficina. ¡Siempre llega a la hora!

 2. Desaparecer dentro de tu celular: Ya, pues, si has ingresado a un nuevo lugar, lo mínimo que debes hacer es conocer gente, pero cara a cara. Así que incluso antes de pedirles su cuenta de Facebook o decirles que te sigan Instagram, conversa con ellos, apréndete sus nombres, y socializa en el mundo real, que es el que finalmente te hará relacionarte y tener mejores momentos en un lugar donde pasarás 8 horas al día.

3. Hablar mal de tu anterior empleo/jefe: Esto no es para nada recomendable. Al contrario, va a dejar una muy mala impresión en tus actuales colegas. Aun así hayas trabajado en la peor empresa que nos podamos imaginar, y que incluso te quede todavía algo de resentimiento hacia ellos (lo cual, si bien es cierto es natural, deberías dejar ir) debes controlar esas expresiones. Peor aun si algunas de esas palabras están sostenidas simplemente en rumores. De otro lado, si fuiste despedido, recuerda que siempre existirá la otra versión, y se puede dar el caso que esa no te favorezca. Aunque no parezca, el mundo suele ser un lugar muy pequeño para algunas profesiones, así que evita quemar puentes innecesariamente.

4.Demorarte medio día (o más) en “decorar” tu espacio: Haz cambiado de trabajo, no de departamento. Deja los cojines, la alfombra para los pies, los portalapiceros y todas esas cosas para cuando sea el momento adecuado. Si estás muy preocupado en esas cosas (al punto de exigirle cosas como mousepads para tu laptop a los chicos de Sistemas, por ejemplo) puede indicar que te estás enfocando en cosas equivocadas, sobre todo cuando debe ser un horario en el donde el trabajo apremia… ¡y para eso te contrataron en primer lugar!

5.No te vayas temprano: O sea, como no tienes “mucho que hacer” en tu primer día, no te vayas antes de tu horario de salida. Gánate tu reputación de trabajador comprometido desde ese primer día. Está muy bien haber llegado temprano, así que si faltando una o dos horas antes de la salida ya acabaste con lo que tenías que hacer, busca proactivamente algo en qué apoyar a otros compañeros, o fíjate qué puedes ir avanzando para los siguientes días; es la mejor manera de generar un impacto positivo sobre tu desarrollo profesional. Ojo: si por el contrario, ese primer día te exprimieron, lo peor que puedes hacer es quejarte de tu primer día de trabajo en tu nueva oficina. Así que amárrate los dedos y evita colocar ese status en Facebook.

¿Tienes alguna anécdota que contarnos sobre ese primer día de trabajo que recuerdes? ¿O quizás algún otro consejo? Cuéntanos en los comentarios.

Oficina

Por qué es importante ejercitarte

30 marzo, 2017 — by Cristhian Manzanares

shutterstock_400631467-960x640.jpg

¿Ejercicio? Pero si yo soy flaca“.
Nah, esta barriga la bajo al toque sin comer mucho, no necesito ejercicio“.

Muchas personas creen que perder peso es la única razón por la cual el ejercicio es importante, cuando no tiene nada que ver con eso. Pero qué pasa cuando le dices a las personas que se imaginen un razón para hacer ejercicio que no sea ni bajar de peso ni tonificar sus músculos. Exactamente: no tienen idea. ¡Y los beneficios son muchísimos! Veamos algunos de ellos.

Por no apreciar o no darnos cuenta de lo saludable que puede resultar para nosotros desarrollar una rutina física en nuestra vida, solemos recurrir a otros elementos que creemos, casi a ciegas, que nos resultan más beneficiosos: tomamos suplementos (cuando algunos pueden resultar perjudiciales), hacemos dietas de desintoxicación sin llegar a desintoxicarnos realmente (porque de eso se encarga nuestro riñón e hígado), comemos alimentos “orgánicos” (cuando tampoco son más nutritivos que cualquier otro alimento sano), eliminamos el azúcar de nuestra dieta para no volvernos “adictos”, y cosas así, que en el fondo no funcionan.

Entonces, te preguntarás ¿qué importancia puede tener el ejercicio en mi vida si la idea no es bajar de peso? La respuesta, que te la da la misma ciencia, es simple? Tiene MUCHÍSIMA importancia, y a continuación te detallamos por qué es importante ejercitarte.

La importancia del ejercicio
  • Hacer ejercicio reduce el riesgo de cáncer en casi un 50%, lo cual no es poca cosa. Salvo que puedas encontrar (y pagar) una pastilla que te reduzca el riesgo de cáncer de colon entre el 40 y 50%, el cáncer de mama entre el 30 y 40%, que pueda disminuir el riesgo del tipo uterino entre el 38 y 40% (si eres mujer) y bajar el riesgo de muerte por cáncer de próstata (si eres hombre). Un antioxidante no logra estos resultados, cuidado.
  • Hacer ejercicio mantiene tu corazón fuerte, disminuyendo el riesgo de morir por una enfermedad cardíaca en casi un 50%, con una rutina adecuada. Te recordamos que las enfermedades cardíacas matan más anualmente que todas las formas de cáncer juntas. Así, ejercitarte reduce la mortalidad debida a enfermedades coronarias, diabetes, hipertensión, reduce tus triglicéridos, reduce la presión sanguínea, y más. Una caminata de 2 km al día no te vendrían mal.
  • ¡Hacer ejercicio te vuelve más feliz! La actividad física hace que liberes químicos en tu cerebro llamados endorfinas que son conocidas por hacerte sentir más feliz y más relajado. Se sabe que quienes practican ejercicios mejoran su calidad de vida porque son menos propensos a caer en depresión. No solo esto, sino que también incrementa tu nivel de energía, le entrega oxígeno y nutrientes a todo tu cuerpo ayudándolo a trabajar de manera más eficiente y a mejorar tu rendimiento. Tu cerebro es otro de los beneficiados, pues se nutre de proteínas, mejorando tus funciones cognitivas, beneficiando tu memoria y tu aprendizaje.
  • Hacer ejercicio mejora tu vida sexual. No lo hará ninguno de esos productos que te llenan tu mail de spam. Mejor flujo sanguíneo, mejor humor, más energía, incremento de hormonas, una significativa mejora en tu rendimiento físico y tu flexibilidad… todos los estímulos están dados para que también tengas un buen desempeño en ese campo de tu vida.
  • Por último, saliendo del aspecto físico, hacer ejercicio y realizar otras actividades físicas son una gran oportunidad para socializar. Ir a un parque, unirte a un equipo deportivo o ir a un centro recreacional te ayuda a conocer a nuevas personas. De hecho, ¡el ejercicio puede ser divertido! La puedes integrar como parte de tus actividades favoritas a diario, como pasear a tu mascota, ir a jugar con tus amigos, o montar bicicleta.
  • Además, tener una actividad física de manera regular te ayuda a dormir mejor. Ojo, hacer ejercicio 2 horas antes de acostarte no es lo más recomendable, porque te costará un poco deshacerte de toda esa energía que llevas encima. Pero si la realizas en cualquier otro momento, está comprobado que ayuda en tu sueño, reduciendo el tiempo que te toma en quedar dormido y ayudándote a dormir más.

Ahora ya lo sabes. Convierte el ejercicio en un hábito, y decídete a tener una mejor vida, más saludable y activa. Y si ya eres de los que no pueden vivir sin ejercitarse, cuéntanos tus experiencias sobre cómo te ha beneficiado en tu día a día.

 

Oficina

Qué diferencia a un jefe de un líder

28 febrero, 2017 — by Renzo Risco

shutterstock_561776362-960x536.jpg

El mundo laboral puede ser muy bonito si uno en verdad disfruta lo que hace y no se anda quejando del trabajo, por eso es recomendable estudiar lo que más te gusta. En algunos casos, no todo es color rosa, ¿qué pasa cuando tu jefe es una persona que no sabe guiar al grupo? En estos casos, el ambiente laboral se puede volver muy tedioso, hasta el punto de ser insoportable. Aprende  a reconocer si tiene un jefe o un líder y en Mundo Pilot te contamos las diferencias.

  • Debatir o Imponer

El líder siempre busca debatir con sus colaboradores para poder escuchar sus ideas y elegir la mejor opción para la empresa, así no sea la suya. Por otro lado, el jefe buscará imponer su calidad y hará oídos sordos a tus sugerencias o ideas que tengas sobre un tema en específico. Esto es muy importante, ya que sentirás no ser un obrero que solo sigue órdenes, sino que tienes voz y voto dentro de la empresa.

  • Cercanía con el personal

Los líderes se preocupan por sus colaboradores y compañeros, se saben los nombres de cada uno, los detalles, sus gustos y ciertas características que poseen. Suelen ser muy amigables, saludar siempre y tratarte con respeto. Esto es el caso contrario de un jefe, el cual simplemente se basa en enviarte mensajes de actividades a realizar, no saluda y hace como si no existieras.

  •  Motivación

El jefe con sus diversas actitudes y formas de tratar a los diferentes colaboradores de la empresa, los llega a desmotivar, hace que pierdan el interés en hacer su trabajo o lo hagan por el simple hecho de cumplir. Esto es muy diferente a la historia de un líder, ellos motivan a su personal, sacan más de su 100% sin que ellos se sientan explotados, llegan a fidelizar a sus trabajadores, y estos buscan dar lo mejor de sí para la organización.

  • Confianza

El jefe es autoritario, piensa que nadie puede tener la razón aparte de él, te rebaja como personas. Estas actitudes muchas veces quitan la confianza del trabajador, algunas veces amenazan para que un trabajo salga bien y los hacen trabajar bajo miedo. Por otro lado, el líder transmite confianza, ellos se lo ganaron; se ganan tu respeto y admiración, dialogan contigo y te dicen sus puntos de vista mientras escuchan los tuyos, estas actitudes suelen darte confianza necesaria para informarle o conversar con ellos de distintos temas.

  • Aprecio del trabajo

Hagas la labor que hagas el líder siempre la reconoce y aplaude tu esfuerzo realizado, te lo hace saber, te da su apoyo y entera confianza. El jefe es totalmente distinto, suele a solo hablar con las cabezas de área y no aprecia tu trabajo, siente que es tu obligación como trabajador hacerlas, pues en muchos casos considera que son muy fáciles.

  • Singular o Plural

El jefe suele hablar en singular o decir en público que una persona falló, en muchos casos humilla a su personal o grita. Esto no sucede con el líder, ellos cuando se realizó una tarea buena lo hace saber y lo siempre habla de “nosotros”, felicita a las personas por su labor, cuando fallan les hace ver sus errores por separado y no frente a todos.

Estas son algunas de las características que diferencian a un líder de un jefe. Coméntanos ¿te consideras un líder o jefe?

Oficina

5 snacks saludables para pasar el día

27 enero, 2017 — by Cristhian Manzanares

shutterstock_418208656-960x641.jpg

Con este sol (mejor dicho, solazo infernal), las horas de la tarde en la casa o en la oficina pueden terminar siendo agotadoras. si eres de los que tienen que combatir día a día tu urgencia de acostarse en el sillón o tu escritorio para tomar una siesta minutos después de tu almuerzo, quizás esa taza de café de las 4 pm ya no sigue siendo una buena idea. Para sobrevivir a la tarde de verano cambia la cafeína por estos 5 snack saludables para pasar el día, y verás que con un puñado de bajas calorías combatirás la fatiga y seguirás adelante en tus quehaceres.

  1. Plátano + mantequilla de maní.La tarde puede pasar mejor con un bocado de frutas y para eso es suficiente con media porción de plátano en trozos (si deseas, la puedes reemplazar con una manzana pequeña), y una buena cucharada de mantequilla de maní. Esto no contiene más de 100 calorías o 15 gramos de carbohidratos. El dulce natural de las frutas tiene un metabolismo más largo que el del azúcar procesado de los caramelos, por ejemplo. Y la proteína de la mantequilla de maní te provee de la energía que necesitas para el resto del día.
  2. Galletas integrales + humus.Los carbohidratos complejos, como granos enteros y frijoles son algunos de los mejores impulsores de energía que puedes encontrar, y te pueden hacer sentir satisfecho sin hacerte sentir lento al mismo tiempo. Coge 4 galletas integrales, en un pequeño bol pon una generosa porción de humus, salpícale un poco de aceite de oliva, y dale a tu cuerpo la fibra que requieres para saciar tus penas de hambre por la tarde.
    Opción B: Una barra de cereal integral. Si piensas que estas barras solo sirven para el desayuno, te equivocas; es más, son ideales para el trabajo o cuando estés en movimiento. Escoge una con al menos 5 gramos de fibra y proteína, pero con menos de 15 gramos de azúcar. Sí, lo sabemos, las matemáticas suelen ser complejas cuando estás parado en el quiosco pero sobrepasarse con las calorías es peor aun.
  3. Frutos secos y nueces:Gracias a su increíble mezcla de grasa buena y proteína, las nueces  son un alimento que se procesa lentamente y nos proveen de energía que se mantiene por horas. Los frutos secos nos dan ese toque de dulzura que siempre nos gusta, por con los beneficios añadidos de la fibra. Ahora, solo un puñado de ellos está más que bien. Demasiados carbohidratos puede bajar nuestros niveles de azúcar en la sangre, lo que da como consecuencia quedarnos somnolientos durante toda la tarde.
  4. Sandía:Nada tan refrescante para este sofocón de verano. La sandía es un gran snack, pareciera que estuviera diseñado especialmente para el verano, ya que contiene licopeno, el cual ha sido relacionado con la prevención contra el cáncer. Así que te refresca y te cura. Nuestra recomendación: Come tu sandía con el estómago vació, y te aseguramos que podrás disfrutar todos sus beneficios. Se digiere con facilidad, y no se fermenta prematuramente, por lo que pasará de manera muy ligera por tu estómago.
  5. Agua con limón:Las cosas más simple a veces son las más efectivas. Ya sea fría o caliente (nos imaginamos que elegirás la primera opción), la limonada te dará la energy que requieres y te refrescará de paso. Una de las más grandes formas de fatiga es la deshidratación, así que asegúrate de tener siempre una bebida al alcance, pues el limón te da un extra de vitaminas y encimas. Ya sabes, asegúrate de comenzar tu día con un vaso de agua caliente y limón. Sí, caliente. Ya para la tarde, métele todo el hielo que tus dientes puedan soportar.

¿Te gustan estos snacks? ¿Cuál nos recomendarías tú? Ponlo en los comentarios.

Oficina

¿Listos para viajar estas vacaciones?

26 enero, 2017 — by Cristhian Manzanares

pexels-photo-297755-960x626.jpeg

Para muchos de nosotros, vacaciones significa viajar. Y cuando decimos viajar, lo que realmente queremos decir es “salgamos de Lima“. Puede ser un destino local, sea el caluroso norte del país, algún paraje exótico en la selva, o algo más elevado en nuestra sierra. Aunque, si el presupuesto lo permite, salir del país también es una gran oportunidad para conocer no solo otros lugares y otras personas, sino también otras perspectivas sobre la vida. Así que si tú y tus amigos (o tu familia) ya se hicieron la pregunta “¿listos para viajar estas vacaciones?” aquí les damos un pequeño listado de buenos y atractivos destinos para salir del caos de nuestra capital.

  • New York, USA: Es LA ciudad que debes conocer. New York es una ciudad de inmigrantes, con una arquitectura inspiradora y una escena artística efervescente. Siempre hay algo que hacer en la muy bien llamada “Ciudad que nunca duerme”. Ir a un show en Broadway, comprar en SoHo, pasar el día tirado en el Central Park; en suma, apenas llegues, instálate (sabemos que no es barato, pero valdrá la pena) y sal a explorar a toda hora la enorme diversidad de la Gran Manzana.
  • Chiloé, Chile: Quizás ya conozcas Santiago o incluso Valparaíso o hasta Viña del Mar, todas lindas ciudades de nuestro vecino del sur, pero la isla de Chiloé y el archipiélago que la rodea, llena de palafitos que alguna vez fueron hogares de los pescadores de la región, se han convertido en un pintoresco paisaje. Si quieres hacer kayac, hiking, montar caballo, y observar aves, pingüinos e incluso ballenas azules, reserva tu vuelo ya.
  • Siberia, Rusia: Si te gusta la aventura, una real aventura al límite, y sientes que ya lo probaste todo, la tundra ártica es para ti. El principal problema, en caso te animes a ir por tu cuenta, es que deberías saber algo de ruso, pero como asumimos que no será el caso, puedes contactar algún tour que te lleven por ahí a ver tigres siberianos (pero no cazarlos, no seas demente). Cruceros de 8 días por el lago Baikal, el más profundo del mundo, también están disponibles. ¿Te animas?
  • Costa Rica: Se habla mucho del Caribe cuando se mencionan las vacaciones, pero rara vez se habla de Costa Rica, uno de los países con la mayor biodiversidad del planeta. Y a la fecha, la ciudad se está convirtiendo en uno de los lugares turísticos más atractivos de esa parte del mundo, con ricas playas, una verde y frondosa vegetación, y lujosos hoteles, además de otras opciones más económicas para los turistas, en un paraje que ofrece mucho por conocer y descubrir. Tenla en tu lista.
  • Islas Galápagos, Ecuador: Ya hablamos del vecino del sur, ahora toca el del norte. También hablamos de biodiversidad, y esta cadena de islas la tiene en abundancia: actualmente viven ahí más pingüinos de los que había hace 15 años, siendo las islas de Isabela y Fernandina las más favorecidas; además de otras especies animales. Y si planeas toparte con algo más “intenso”, no puedes dejar de visitar sus formaciones volcánicas . Si Charles Darwin visitó estas islas allá por 1835, así que por qué no podrías tú.
  • Zanzíbar, Tanzania: Si algo se sabía de este enclave africano es que ahí nació Freddie Mercury, el vocalista de Queen. Ahora que ya captamos tu atención, te podemos decir además que este lugar ha llamado últimamente la atención a algunas cadenas hoteleras por sus playas instalándose en las llamadas Spices Islands. Si te da la locura (y el presupuesto) para llegar allá no dejes de visitar Forodhani Gardens, donde hay un mercado nocturno en el que podrás probar kebabs de comida marina, sopa urojo, jugo de caña de azúcar, chapati con Nutella y su famosa pizza de Zanzíbar, que es un crepe con huevos y carne encima. Con tal que no tenga piña…
  • Islandia: La tierra de Björk es una de las más peculiares de nuestro planeta. Ubicada muy, muy arriba en el hemisferio norte, es el lugar privilegiado para deslumbrarse con las Luces del Norte, que no son otra cosa que las famosas auroras boreales. Y eso es solo una de las tantas maravillas naturales que ofrece: hay glaciares, cascadas, campos de lava, arcoiris, géisers, y demás. Hey, hasta a su equipo de fútbol les fue mejor que nunca en la Eurocopa. Parece que es un buen lugar.
  • Machu Picchu: Por más obvio, trillado y cliché que suene, DEBES ir a Machu Pichu. Es colosal, mágico, intrigante, majestuoso, único. Una vez que coges el tren en Aguas Calientes y recorres la vía a lo largo del río Urumbamba, lo que sigue es una experiencia irrepetible, que se renueva con cada visita, en donde pareces que descubres algo que nunca habías visto antes. Una vez dentro del Valle Sagrado solo queda dejarse embrujar por el misterio de esta ciudadela que nos regalaron los Incas.

¿A cuál de estos lugares te gustaría viajar? ¿Ya habías ido a alguno de ellos? ¿Qué otro destino nos recomiendas para estas vacaciones? Déjanos tu respuesta en los comentarios.

Oficina

4 platos saludables para tu almuerzo

18 enero, 2017 — by Cristhian Manzanares

shutterstock_331385072-1-960x502.jpg

Quienes trabajamos sabemos que el almuerzo es crucial para nuestro día a día. No solo para desenvolvernos en nuestro centro de trabajo con mucha energía sino también porque es parte del presupuesto mensual. Y a veces obtener una comida saludable puede costarnos algo más caro de lo normal. Pensando en eso, aquí te ofrecemos estos 4 platos saludables para tu almuerzo, que esperamos puedas considerar como una opción sana y nutritiva para tus comidas diarias a un costo no tan elevado. Tu cintura y tu billetera te lo agradecerán 😉

Wrap de pavo:

Un almuerzo con toque veggie muy sabroso. Al wrap clásico (de preferencia integral) agrégale col y tomates en trozos, ricos en antioxidantes; un poco de zanahoria rayada, para tu dosis diaria de vitamina A, muy buena para reducir las probabilidades de cáncer; finalmente el pavo le añade el toque sabroso junto a la proteína que requiere tu cuerpo para la jornada. Puedes agregarle queso boursin o algún tipo de queso cremoso con una pizca de ajo y perejil, y así potenciar su sabor. Sí, puedes comerte un par. Pero no más, no exageres. Disfrútalos.

Ensalada de frijol negro:

Si eres de los que a las 4 de la tarde tu estómago ya se está quejando nuevamente, necesitas algo que compense tu energía, y esta ensalada llena de granos y proteínas te ayudará a mantenerla durante toda la tarde. Necesitas un poco de cebada, buena para bajar tu colesterol, combinada con el siempre útil jugo de limón, un poco de queso y culantro. Agrega los frijoles negros, ricos en proteínas y antioxidantes, salteados con tomates picados, que contienen licopeno (también útiles para combatir el cáncer), y salpica un poco de pimienta roja. Listo, un almuerzo para darle un empujoncito a tu metabolistmo, y que la chamba salga al toque.

Tallarines con langostinos:

Si las pastas son tus favoritas, pueden sufrir una nutritiva transformación con esta pequeña receta. Los langostinos te dan proteína magra baja en grasa, así que no hay problema con ellos. El tomate te servirá como impulso para tus antioxidantes, y acentúas el sabor este plato con alcaparras, aceitunas y queso feta, para darle ese sabor “mediterráneo” con menos de 500 calorías. ¿Qué más puedes pedir? Por supuesto, un poquito de ajo, para recibir una dosis saludable que estimule tu sistema inmunológico. Eso sí, no olvides cepillarte los dientes antes de entrar a esa reunión de las 3 pm.

Sandwich de pollo:

¿Tienes un filetito de pollo por ahí? Dale un toque tropical con esta versión del clásico sandwich de pollo. Saca un par de rodajas de pan integral, coloca el pollo y agrégale unas finas rodajas de mango, no solo porque necesitas hierro, sino también le dará un sabor más dulce y jugoso al pollo. Cebollas rojas también vienen bien, sobre todo para reducir tus niveles de azúcar en la sangre y tu colesterol. Si tienes por ahí salsa hoisin, es perfecto para balancear las calorías, y si quieres meterle algo más “verde”, unas lechugas le caen perfecto. Choprove.

Si tienes alguna receta rica y saludable que desees compartir con nosotros, escríbenos en los comentarios. Cuéntanos, ¿cuál de estas recetas te animarías a probar?

Oficina

Los trabajos más insólitos del mundo

30 noviembre, 2016 — by Cristhian Manzanares

shutterstock_135187676-960x640.jpg

Podríamos ser algo simplistas y decirte que, bueno, hay tareas y labores en las que se necesita una habilidad muy precisa y por eso mismo no se te hubiese ocurrido estudiar eso para luego dedicarte a ello, porque para comenzar… ¿dónde podrías estudiar para luego ser un profesional que trabaje como catador profesional de té o calentadores de camas? Sí, esos trabajos existen. Y sí, reciben un sueldo. Y sí, digamos que estas personas pueden vivir de eso. En serio, algunos hoteles en Inglaterra contratan personas para calentar “naturalmente” las camas de los huéspedes antes que ellos lleguen a su cuarto; es solo cuestión que se pongan un traje higiénico especial para no mancharlas y solamente dejar en ellas su calor corporal. Este es solo uno de los trabajos más insólitos del mundo, que te presentamos a continuación.

  • Instructor de surf para perros.Dog surfing instructors, who you can find at certain ocean resorts, are people you pay to teach you and your dog to surf. Some locations even offer classes strictly for dogs. Digamos que, si lo analizamos bien, no es una profesión para tomarla tan a la ligera. Porque, veamos: por una parte, tienes que saber surfear. Y de otro lado, debes saber cómo… ¿educar? a un perro. Algunos resorts cuentan con personas que pueden enseñarle a surfear a tu mascota, pero generalmente (y por una cuestión de popularidad) son los perros los que más asisten a estas… ¿clases? Al menos le ponen chaleco salvavidas.
  • Probador de comida para perros.Dog food tasters are hired by pet food companies to test the quality of their products. They also evaluate the nutritional value, and usually spit out the food once they taste it.Bueno, si nos ponemos exigentes con lo que nosotros comemos, suponemos que es natural que nos preocupemos por lo que comen nuestras mascotas, a las que queremos. Y por eso (¿será por eso realmente?) existen personas cuyo trabajo es comer su comida y comprobar su calidad. Esto es, evaluar su valor nutricional. ¿Su sabor? No lo sabemos… y no queremos preguntar tampoco.
  • Escritor de galleta de la fortuna. Fortune cookie writer is a real job, done by real people. Fortune cookie manufacturers usually hire freelancers or in-house writers to come up with inspiring or witty fortunes. EHow.com estimates that these professionals earn around $40,000 a year.Esos mensajes no se escriben solos, ¿cierto? Así es, no será un trabajo de oficina, pero las personas que escriben esos mensajes (y créenos, no es un tipo que ha estudiado filosofía 5 años en una universidad de Pekín) es contratada por los dueños de restaurantes de comida china para que escriban cortas pero inspiradoras frases que luego enroscarán dentro de una galleta.
  • Limpiador de una escena de crimen.Claro, CSI y todas esas series nos mostraban lo divertido (?) que era resolver un crimen utilizando diferentes instrumentos en un laboratorio luego de recoger la evidencia de la escena del crimen, pero nunca nos dijeron que, bueno, pues, alguien tenía que limpiar todo ese desastre. Y no es cosa fácil, déjanos decirte: hay un entrenamiento especializado, debes conocer al dedillo tus utensilios de limpieza, estar atento a los detalles, y bueno, no ser nada, pero absolutamente nada tímido. Sangre, huesos, fluidos, y otras partes del cuerpo humano te esperan, por ahí, desperdigados.
  • Gaitero de la Reina de Inglaterra.¿Cómo se toca una gaita? Pero sobre todo, de todos los instrumentos del planeta, ¿por qué escogerías tocar una gaita? Porque digamos, para una posición como esta, ¿cuántas plazas disponibles encuentras realmente en toda una vida? La cosa es que el gaitero en cuestión debe pararse en su ventana dentro del palacio y tocar la gaita todos los días a las 9 de la mañana durante 15 minutos. Tocar la gaita todos los días a las 9 de la mañana durante 15 minutos. Tocar la gaita– en serio, prefiero escribir esa frase todos los días a las 9 de la mañana durante 15 minutos que tocar una gaita.
  • Embalsamador.Es un trabajo que alguien tiene que hacer, ¿no? Lo que pasa es que se da por sentado, lo cual se entiende ya que de haber pasado por la trágica experiencia de darle el último adiós a un ser querido, pues, no piensas en eso, tan solo ves que ya está todo preparado en un sepelio. Y ciertamente, requiere además del conocimiento que implica tratar a un cadáver, un estado de ánimo y mental muy fuerte para hacer tu tarea. Dicho esto, sus ingresos son más que respetables. No es nuestra intención convencerte, solo presentarte los datos.

¿Qué otro trabajo insólito debería incluir esta lista? Si conoces alguno, o quizás estés trabajando de eso, ponlo en los comentarios, queremos saberlo.

Oficina

7 cosas que hacen todos en el baño y nadie admite

28 octubre, 2016 — by Mi manzana

shutterstock_246713641-960x640.jpg

Es raro tener que hablar de lo que uno hace en el baño, porque inmediatamente se asume que vamos a hablar de… pues, de… eso que uno tiene que hacer cuando tiene ganas de ir al baño. Pero este espacio a veces se presta para realizar acciones, digámosles, poco comunes para el común de los mortales, pero aparentemente son practicadas por un gran número de personas, y preferirían seguir manteniendo en secreto. En este post te dejamos 7 cosas que hacen todos en el baño y nadie admite. Saquémosnos la careta.

  1. Ver lo que hiciste: Sí. Tal cual, ya sea para ver el tamaño, el color, la posición o hasta la forma, no son pocos los que terminan, se levantan, voltean y miran hacia dentro del inodoro, a ver qué tal. Y sí, muchas veces la sorpresa se hace presente, como si no creyeran que eso salió de uno. Y podríamos estar seguros que se mueren por compartirlo.
  2. Mandar un mensaje: Y por “mensaje” nos quedamos cortos. Desde ahí, sentados, con todo el tiempo y la paciencia del mundo, muchos de ustedes (sí, ustedes) responden mails, mandan archivos, le contestan ese mensaje que les mandó su mamá ayer, le preguntan a la esposa que va a cocinar esta noche, le dicen a su enamorada para ir al cine, y de paso avanzan de nivel en ese juego que se han enviciado recientemente.
  3. Poner música y bailar: O hacer air guitar, o ensayar ese movimiento de baile que viste en el video de la canción. Quizás sea para entrar en calor antes de una ducha, o quizás sea porque necesitas privacidad para ese momento. Sí, admítelo, es eso, te da un roche…
  4. Mirarse al espejo y darse “la charla”: Que eres el mejor delantero del mundo, que esta noche nada los separará, que hoy terminas lo que empezaste, que te dirá que sí, que el jurado aprobará tu proyecto, que tus padres entenderán tu decisión, que será el mejor día de tu vida. Eso que te dices a ti mismo frente al espejo es lo que ansías realizar a como dé lugar.
  5. Selfies que nunca se publican: Un baño es el lugar de esas fotos que te tomas comenzando con ropa y poco a poco con cada vez menos prendas, hasta quedar desnudo. De todas esas fotos, se publicará una, con suerte, si es que te gusta el ángulo, la iluminación, y la pulcritud del baño donde recalaste. Obviamente, será la foto que te tomaste con ropa. Las otras… no queremos saberlo.
  6. Cantar: Por si lo olvidaste, en el baño también hay duchas, y ahí, al bañarte, la mejor voz que jamás nadie ha escuchado es la tuya. Porque te salen de todas, todas, y las cantas como si no hubiera mañana. Si de ti dependiera, trasladarías un karaoke al costado de tu inodoro y listo, a darle rienda suelta a esas cuerdas vocales. Ojalá tus vecinos pensarán lo mismo.
  7. Dormir: Es sábado a las 4 a.m. No sabes cómo llegaste a tu casa (en realidad, sí, porque alguien te pidió un taxi con su aplicación y lo pagó con tu tarjeta). Estás muy cansado como para llegar hasta tu cama, y el cuerpo te pide evacuar el exceso de licor que llevas a cuestas. Así que te sientas en la taza y… de pronto es un nuevo día. En efecto, la mañana te sorprendió todo babeado, con el pantalón abajo y un water pidiéndote por favor que jales la cadena. Al menos báñate luego.