Colegio

No sé qué estudiar

18 julio, 2016 — by Mi manzana

main

Colegio

No sé qué estudiar

18 julio, 2016 — by Mi manzana

Uno de los primeros retos que asume todo adolescente, llega en los meses finales de su etapa escolar. Durante esos días en que los test vocacionales comienzan a ser más frecuentes, las visitas a las ferias universitarias son casi obligatorias, y las preguntas de los familiares son más insistentes, a muchos jóvenes les cuesta mucho elaborar una respuesta que camufle lo que en el fondo quieren contestar: “Mamá, papá… no sé qué estudiar”.

Tranqui. Esa respuesta es totalmente normal, y nadie está obligado a saberlo en primera instancia. Sin embargo, desde este espacio podemos darte algunas tips para que comiences a definir cuál es aquel interés personal que puedes ir desarrollando en una carrera en la cual te sientas motivado y a gusto. Léelos a continuación:

  1. Hazte las preguntas adecuadas: En principio, son dos preguntas, básicamente: ¿Qué es eso que me excita, que me llena de energía, que captura mi atención? Y al mismo tiempo, ¿en qué soy bueno, en qué suelo destacar? Seguramente cuando tenías 5 años a todo tu vecindario le dijiste “quiero ser un piloto espacial”, y te veías muy tierno con tu casco de juguete, y los ojos se te llenan de emoción cuando ves las repeticiones de Cosmos. Pero al mismo tiempo, tus cuentos e historias sobre las aventuras de ese personaje que has creado que viaja y conoce toda la galaxia es lo que te llena. Define exactamente cuáles son tus intereses y correspóndelos con una carrera en la cual veas que te sentirás plenamente desarrollado. Tal vez ser un ingeniero mecánico no es tanto lo tuyo, y un escritor de ciencia ficción encaje mejor en ti.
  2. Lista de intereses: Todos queremos un trabajo que nos agrade, sí. Pero no todos buscamos lo mismo en el nuestro. Siendo esto un ejercicio bastante personal, debes ser completamente honesto contigo respecto a tus prioridades, y así encontrar el trabajo al cual le dedicarás mucho entusiasmo. De la misma forma, será más fácil encontrar discrepancias en aquello que quieres hacer frente a lo que deseas obtener de tu carrera. Quieres un salario elevado, ok. Quieres un trabajo rodeado de naturaleza, vale. ¿Existe un empleo así con ese sueldo? Ojalá que lo encuentres.
  3. Encuentra a alguien que haya pasado por lo mismo: Las mismas dudas que hoy te abordan, también las pasaron muchos jóvenes en su momento. Contactando, conversando, preguntando, indagando sobre lo que hicieron otros chicos y chicas cuando tenían tu edad te puede dar una luz sobre lo que hicieron e inspirarte a lograr lo que tú deseas actualmente. Entérate sobre lo que están haciendo en la actualidad y cómo su etapa de estudiante los moldeó para realizar el trabajo que tienen ahora. Es la mejor forma de conocer cuáles son las posibilidades que te brinda una carrera determinada.
  4. Realiza prácticas pre-profesionales: Llegado a este punto es que quizás ya tengas un poco más claro qué es lo quieres hacer con tu vida profesional. Aplicar a un trabajo de medio tiempo (una parte del día en el trabajo, la otra en la universidad) te puede dar una mejor visión sobre las exigencias de un trabajo respecto al rubro donde se desempeñe, recibes un sueldo que puede ayudarte con algunos gastos, y sobre todo, puedes generar una pequeña red de contactos que sabiéndola aprovechar puede expandirse mucho más. Y si, en el peor de los casos, descubres que no es el tipo de trabajo que te gustaría hacer, pues ya tienes más experiencia laboral que muchos de tus compañeros de clase, pues te muestran una realidad que a veces no queda del todo clara en una aula. Y eso no es poca cosa.
  5. Explora carreras poco profesionales: Tú más que nadie sabes que todos quieren ser (o te dicen que seas) abogado, médico, ingeniero, y similares. Y quizás no sea exactamente eso lo que tú deseas para tu futro profesional. Nuevamente, esa respuesta es también normal. Es más que probable que estas carreras no te inspiren, ya sea porque demandan demasiado tiempo de preparación o porque involucran permanecer mucho tiempo sentado en el mismo lugar. Como fuere, tal vez lo que debas hacer es buscar en aquellas labores no tan ortodoxas y que puedan despertar en ti la motivación suficiente como para llegar con una sonrisa al trabajo. Quizás involucren estar cerca de animales silvestres, o tener que comer mucho durante el día. Hay para todos. Pero sobre todo, hay que saber buscar.

¿Cómo te diste cuenta qué era lo que querías estudiar? ¿Qué otros consejos nos puedes dar para encontrar la carrera que buscabas? Cuéntanos tu experiencia.

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *