Colegio

Recrear un ambiente perfecto para estudiar

16 noviembre, 2017 — by MundoPilot

main

Colegio

Recrear un ambiente perfecto para estudiar

16 noviembre, 2017 — by MundoPilot

Estudiar es importante. Saber cómo estudiar es más importante. Y saber dónde estudiar puede resultar incluso mucho más importante. El contexto en el cual desarrollas tu rutina de estudios no puede ser menospreciado. Puedes estudiar la misma noche de año nuevo o durante tus vacaciones en la playa, tanto como un fin de semana en la casa de tus abuelos a los que vas a visitar o yendo a la biblioteca un par de días a la semana. Pero si tienes la habilidad de “recrear” un buen ambiente de estudios, aquel donde te diste cuenta que aprendiste mejor algunas cosas, en cualquier otro lugar, tendrás una gran ventaja para cumplir tus objetivos académicos. Puedes encontrar el mejor ambiente en cualquier lado, pero insistimos: de lo que se trata no es de la locación, sino de cómo te adaptas a la situación para que sea proclive a favorecer tu concentración para estudiar y aprender.

  1. Disminuye las distracciones

    Evita la mayor cantidad de interrupciones que puedas. No basta con simplemente sentarte en un lugar a estudiar. Puedes perder tu concentración si tienes demasiados papeles, cuadernos, separatas, fólderes y demás apilados. Si estudias con música, que no sea el tipo de música que te guste cantar o seguir el ritmo con tus pies o tus manos, porque eso también te “saca” de tu enfoque en el estudio. Identifica desde antes de comenzar a estudiar qué es eso que te distraerá y minimízalo. Así encontrarás el ambiente perfecto.

  2. Aprovecha tu habitación

    A veces no hay un “espacio” exclusivo para estudiar en casa, así que su elección sería la más lógica. Es un lugar que conoces a la perfección, y donde tendrás todo a la mano para estudiar. Eso sí, ten muy en cuenta todo lo mencionado en el punto anterior. Encerrarte en tu cuarto debe ser algo muy bien planificado y aprovechado, sobre todo si en tu casa suele haber mucho ruido ya sea porque son una familia numerosa o porque a veces en casa también los papás trabajan o realizan tareas caseras durante el día.

  3. Cero conexiones

    Salvo que sea algo muy imperioso, desenchufa y desconecta todo: TV, PC o laptop, videojuegos, incluso tus redes sociales. Si tu trabajo debes enviarlo por mail o si es un trabajo colaborativo online, pues solo en esos casos, conéctate. Incluso puedes avanzar tu trabajo con antelación desconectado, y enviar lo que debas en el horario acordado. Podrás ser más eficiente, y así contar con más tiempo para ti luego de estudiar.

  4. No te desgastes en vano

    No somos muy partidarios de las amanecidas. Mucho menos de aquellas que realizamos a última hora, en las que en la última semana esperamos hacer lo que no hicimos en un semestre. De otro lado, ten en cuenta que aquello que no es bueno para tu cuerpo, no es bueno para tu mente, tampoco. Así que duerme tus horas y aliméntate correctamente. Hidrátate y come algún snack rico en proteínas mientras estudias, y trata que tus tareas sean un real ejercicio de aprendizaje para ti, y no simplemente algo que tienes que hacer para no sacar una mala nota.

  5. Ilumínate, decora, ponte cómodo

    Pero no tanto, eh. La luz es básica. Si tu habitación es el lugar que has elegido para estudiar, ya no lo cambies por otro. Luego asegúrate que sea una luz que no te dificulte la lectura y no tengas que forzar la vista. Averigua qué planta puedes colocar en ese ambiente, hay algunas ideales para esos espacios, mejorando la calidad del aire. Viste ropa ligera, pero tampoco tu pijama, porque lo que quieres es estudiar de verdad, no hace tiempo antes de ir a dormir.

  6. Mantén un espíritu positivo

    Estudiar y sobre todo aprender debe ser un disfrute en sí mismo. No es un castigo, sino una herramienta para lograr más objetivos en tu vida. Y todo lo que venga en un futuro en tu vida puede ser algo excitante. Mantén una actitud positiva, y recuerda que siempre habrá un momento para hacer una pausa, pues tu cerebro la necesitará. De esa forma, podrás refrescarte y regresar con más entusiasmo la próxima vez.

Esperamos que estas recomendaciones te hayan servido. Aplícalas cuando puedas y cuéntanos qué resultado te dieron. Si tienes otros consejos que te hayan sido muy útiles, compártelas en los comentarios. ¡Te deseamos el mejor de los éxitos!

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *