main

Colegio

Los beneficios de escribir a mano

17 agosto, 2017 — by MundoPilot

shutterstock_407534524-960x640.jpg
Este es otro de esos interesantes debates académicos a los que nos gusta estar muy atentos. En los últimos tiempos hubo cierta tendencia a no darle mucha consideración a la escritura a mano favoreciendo el acto de tipear en un teclado. Pero han surgido estudios recientes en donde se observa cómo un cerebro en desarrollo aprende de escribir letras en una página, como manuscrito. Muchos artículos hablan sobre la relación entre el lenguaje oral y escrito con la atención que prestan los niños y sus habilidades para ejecutar funciones, lo cual sugiere que escribir a mano involucra un ejercicio mental que favorece el hecho de desarrollar una buena escritura, lo que consecuentemente lleva a obtener mejores notas. Dicho esto, en este post te mostramos algunos de los beneficios de escribir a mano, que puedes comenzar a aplicar en tu aprendizaje.
favorece tu aprendizaje

Re-escribir tus apuntes a mano es la manera más efectiva de estudiar y retener nueva información. Esto se da porque poner tinta en el papel estimula una parte del cerebro llamada Sistema de Activación Reticular, el cual actúa como un filtro para too lo que tu cerebro necesita procesar, dándole mayor importancia a las cosas en las que te has concentrado activamente en dicho momento, algo que en el acto físico de escribir llama a un primer plano. Las áreas del cerebro asociadas al aprendizaje se encienden mucho más cuando se les pide a los niños escribir palabras como “cohete” que cuando se les dice que estudien esa palabra.

te conviertes en un mejor escritor

Muchos autores famosos optaron por la meticulosidad de la escritura a mano, por sobre el uso de una máquina de escribir o una computadora. Algunos escritores hicieron sus primeros “borradores” de esta forma, antes de tipearlas todas para editarlas luego. Escribían con plumas de fieltro o con lápiz, en papel amarillo o papel contable (aunque esto en ocasiones bordeaba el fetichismo). Y lo hacían porque les agradaba la suavidad de la escritura a mano. Nunca usaban máquina de escribir, y revisaban y corregían lo que escribían también con un lápiz. En estudios del 2009 por la Universidad de Washington se mostró que los estudiantes que escribían ensayos con lapicero no solo escribían más que quienes los tipeaban, sino que también escribían más rápido y completando más oraciones.

Te distraerás mucho menos

La computadora que tienes en tu habitación, o en el lugar donde escribas, termina convirtiéndose en un portal que te quita todo el tiempo que tienes disponible para hacer tu tarea, y abriéndote un mundo de videos de perros y chats con tus amigas. Esa es precisamente la razón por la que existen aplicaciones para bloquearte de estas distracciones. Claro, la Internet no es mala, es más, tomarte un descanso de 5 o 10 minutos te puede ayudar a ser más productivo (también hay estudios al respecto). Sin embargo, cuando ya viste todos los .gif que podías en una hora y se acaba tu tiempo para terminar tu texto, no hay nada más simple que una hoja y un lapicero para hacerlo. Quizás porque ambas cosas no están “conectadas” a nada más que a tu ímpetu, tu creatividad, y tu vocación. Dedícale 20 minutos de escritura a esa pieza, y estírate de tanto en tanto. Solo tienes que concentrarte.

Te mantiene alerta a medida que vas creciendo
  • Escribir a mano es todo un ejercicio. No necesariamente para tu muñeca, si no más bien, para tu cerebro. Algunos investigadores aseguran que el acto de escribir -que está muy relacionado con tus habilidades motrices, tu memoria, y más- es un buen ejercicio cognitivo para adultos mayores que quieren mantener su cerebro alerta a medida que envejecen. Es mas, hay estudios que afirman que a los adultos les es más fácil reconocer nuevos caracteres, como los que se usan en el lenguaje chino, o los símbolos matemáticos, o las notas musicales en un pentagrama, todos ellos precisamente escritos a mano, en vez de generarse por computadora. Así que si quieres desarrollar un nuevo talento, ya te puedes ir dando una idea de qué escoger.

¿Te gusta escribir a mano? ¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir en un papel? Cuéntanos en los comentarios.

Colegio

Cómo escribir un buen ensayo

26 julio, 2017 — by MundoPilot

shutterstock_301056047-960x640.jpg

Hoy vamos a hablar de uno de los textos universitarios más temidos por unos y preferidos por otros: El ensayo. ¿Por qué esa polarización respecto a su preferencia? Es un interesante ejercicio intelectual, y mientras a algunos estudiantes los asusta no poder hilvanar más de 2 párrafos seguidos, pues para el resto elaborar un ensayo es su oportunidad para destacar. Lo cierto es que estos textos nos sirven para desarrollar nuestros argumentos respecto a un tema (que puede ser complicado de tratar) con un número limitado de palabras. Así que en las siguientes líneas les dejaremos algunos consejos sobre cómo escribir un buen ensayo.

Pasos para un buen ensayo
  • Primero lo primero, la lectura. Es cierto que la bibliografía puede ser agotadora, pero es útil. Esa es tu guía. Revisa la lista de libros que necesitas para el tema que has elegido, lee sus introducciones, sus conclusiones, y alguno de los capítulos importantes para tu tema, para así absorver lo esencial para tu trabajo. A su vez, no olvides anotar la información que recabes de acuerdo a un sistema que te sea útil. Imágenes, notas, citas, cualquier cosa interesante, guarda ese material. Recuerda que puedes bajarte alguna app para este fin, con tal de no perder la información recolectada.
  • Sigamos, lo que toca ahora es tu vocabulario. ¿Por qué es útil? Pues, porque te permitirá expresarte exactamente, diciéndolo de forma concisa. Un buen ensayo se caracteriza por su economía en el uso de las palabras, ya que así los lectores podrán leerlos en un tiempo no tan prolongado, sin tener que adivinar qué es eso que el redactor quiso decir, sin tener que adivinar ideas que se pudieron entender con la menor cantidad posible de palabras. Un vocabulario preciso y efectivo te asegurará el éxito en tu comunicación con el lector. Nunca está demás seguir aprendiendo palabras y significados para realizar un ensayo. Es un aprendizaje continuo, siempre habrá significados que te ayudarán a indicar tus puntos efectivamente. Además, mostrar un buen vocabulario demuestra inteligencia y te permite ser más persuasivo.
  • Es importante señalar aquí que las palabras te ayudan a desarrollar mejor tus argumentos. Parte de “sonar” inteligente tiene que ver con el hecho de no repetirte, de usar el lenguaje efectivamente, no solo para construir tu punto de vista, sino también para crear una sensación de estructura. Trata de guiar al lector con tu lenguaje hacia una conclusión. ¿Un consejo? Tampoco uses palabras altisonantes en vano. Una cosa es mostrar versatilidad, otra muy distinta es ser presuntuoso. Y lo que debe impactar es tu idea, no las palabras que usas para sostenerla. Se trata de hacerte entender con una lectura placentera.
  • Y ya que los mencionamos, también debemos señalar que debes criticar tus propios argumentos. Lee tus textos con ojos críticos, y confrontarlos de vez en cuando. Quizás te pueda resultar contraproducente, pero es la clave para señalar los puntos que quieres desarrollar. Es bueno presentar un argumento y sostenerlo, pero es menester considerar ambos lados de la argumentación e identificar cuáles son las objeciones más fuertes al tuyo. Anótalos y responde para que estés alerta de las fallas de tu razonamiento. Cada argumento tiene sus límites y si eres capaz de explorarlos, la recompensa será un mejor texto.
  • Asimismo, un ensayo es oportunidad ideal para mostrarle a tus lectores lo que otros escritores piensan, así que asegúrate de citar la opinión de otros autores (desde sus fuentes originales) sobre aquello que estás escribiendo. Sabemos que hacer un contraste de ideas puede ser exhaustivo ya que no todos pensamos igual, pero es ideal mirar el mismo tema desde todos los ángulos posibles.
¿Algo más?

¡Por supuesto! La introducción. El viejo truco es dejarlo siempre para el final. Este texto inicial debería ser lo más fácil de escribir pero no siempre lo es para todos. Básicamente, la introducción es un manifiesto de por qué estamos presentando nuestro ensayo, es la presentación de nuestro argumento, y de su posterior sustentación páginas adentro, basado en lo afirmado por algunos teóricos, y que tendrán una conclusión adecuada, que ayudará a darle claridad y entendimiento al fenómeno tocado. Todo eso en 100 palabras, como máximo. ¿Listo? Perfecto.

Esperamos que estos consejos te resulten útiles. ¿Qué tips nos recomendarías? ¿Hay alguno que siempre pongas en práctica? Cuéntanos en los comentarios.

 

Colegio

Consejos para escribir sin faltas ortográficas

26 junio, 2017 — by MundoPilot

shutterstock_428992165-960x640.jpg

La idea de este post es recordarte algo que no debes olvidar jamás: DEBES escribir bien. Punto. Es importantísimo para tu desarrollo personal y profesional. Así que vayamos al grano. Aquí te presentamos algunos buenos consejos para escribir sin faltas ortográficas. Esperamos que te sean de mucha ayuda.

  • ¿Dudas? RAE. Un paso elemental pero siempre útil. Todas aquellas palabras que no sepas cómo escribir o te generan alguna duda (es con ‘b’ o ‘v’, es con ‘m’ o ‘n’) están ahí en el Diccionario de la Real Academia Española. Aquí no vale ningún pretexto ya que si no cuentas con la edición física, existe la versión, así podrás hacer todas las consultas necesarias a través de Internet, en tu desktop o smartphone. Por último, no tienes que tener todos los tomos de este diccionario en tu biblioteca; basta con un buen diccionario de bolsillo, al menos para comenzar.
    Además, también puedes usar el DIRAE como diccionario inverso. ¿Qué cosa es eso? El Diccionario Inverso de la Real Academia Española, es un recurso desarrollado por Gabriel Rodríguez, que sirve para buscar las definiciones de todas las palabras del diccionario, así podremos encontrar las que están relacionadas con nuestra búsqueda.
  • El corrector es tu amigo. De hecho, una de las grandes herramientas que nos presenta el procesador de texto Word (que es el que comúnmente utilizamos para escribir en nuestras computadoras) es su corrector ortográfico. Ahí se marcarán las palabras que estén mal escritas. Ahora bien, hay que tener en cuenta que el corrector omite muchos errores ortográficos, así que hay que hacer un “doble check” para ver si todo es correcto, pero no deja de ser una gran ayuda.
    Haciendo click con el botón derecho sobre la palabra subrayada con rojo nos ofrece varias sugerencias de corrección (lo recomendable es tener activada la versión de Español Internacional), o incluso puedes agregar alguna palabra que no está considerada en sus sugerencias. De todas formas, también podrías instalar otras aplicaciones o plugins de corrección ortográfica que cumplen la misma función.
  • Lee y lee, y no dejes de leer. Parece obvio pero hay que repetirlo. Leer es la mejor arma para escribir correctamente. Seguir un saludable hábito de lectura logra que puedas visualizar y memorizar (de forma inconsciente) miles de palabras, y entiendas sus usos y los contextos en los que son y pueden ser empleadas. La lectura no tiene que ser vista como un “castigo” u obligación, sino como un placer, como algo que te ayuda a explorar otros mundos, universos, puntos de vista e ideas no tan cercanas a ti, por lo cual ampliarán el espectro en el cual te desarrollas normalmente.
    No tienes que leer obras literarias, única y exclusivamente. También puedes leer revistas y distintos tipos de publicaciones (que estén bien escritos, por supuesto), y sin que te des cuenta tu cerebro podrá absorber unas 5.000 palabras en promedio, las cuales nos vendrán a la mente a la hora de escribir.
  • Siempre tendremos al Fundéu. No, esto no significa que si no sabes escribir una palabra te prepares un plato de comida. La Fundación del Español Urgente (Fundéu) es una institución sin ánimo de lucro diseñada para impulsar el buen uso del español en los diferentes medios de comunicación. Puedes suscribirte a sus boletines diarios y muy temprano en la mañana podrás recibir un mail en donde te aclararán dudas sobre palabras y sus significados, y te darán recomendaciones para el uso adecuado de ciertos términos en nuestro idioma español.
    ¿No revisa tu mail? Bueno, tampoco es excusa porque la Fundación es bastante activa en redes sociales y suelen responder rápidamente a toda duda que tengas respecto a una palabra o construcción gramatical.

Esperamos que pongas en práctica estos consejos y te ayuden a escribir mejor. ¿Tienes alguno que quisieras compartir con nosotros? Déjalo en los comentarios.

Universidad

Estos son los pasos para tener una mejor redacción

30 marzo, 2017 — by Renzo Risco

shutterstock_398402185-960x638.jpg

Muchas veces, durante nuestra época de estudiante, no han hecho realizar textos que tal vez no nos gustaba el tema. Hoy te contaremos algunos pasos que podrían ayudar a tu redacción, hacerla más sencilla, pero sin perder su calidad. No todos sabemos escribir o se nos hace fácil, pero con ciertos hábitos podemos lograr buenos resultados.

  • Piensa antes

Antes de empezar a redactar o escribir sobre un tema, debes pensar e investigar, meterte a fondo y conocer los puntos de lo que se escribirá. Analiza los distintos puntos de vista sobre l tema, saca tus propias conclusiones de acuerdo a tus fuentes y crea un contenido original, esto hará más entretenido el texto.

  • Puntuación

Recuerda usar los signos de puntuación correctamente, no querrás tener oraciones interminables o que sean de un párrafo.  Usa frases cortas, pero, siempre sin perder el sentido de la oración. Une las ideas que tengan mucho de parecido para concretar o cerrar un párrafo o una serie de ellos, siempre ten un orden.

  • Repetir palabras

Esto es algo que en muchas ocasiones no lo toman en cuenta, pero es importante que no repitas las palabras. El realizar este error puede causar que el párrafo se vea pobre, siempre hay sinónimos disponibles para darle mayor peso cultural al texto. La lengua española es sumamente amplia, no hay porque caer en este error.

  • Estructura

Es recomendable realizar una estructura previa del texto, esto nos ayudará a sintetizar y agrupar las ideas. Usa la técnica de la pirámide invertida, es de gran ayuda al momento de redactar, otra opción que tienes es realizarte las clásicas preguntas: qué, quién, cuándo, cómo y dónde.

  • Léelo

Al terminar el texto, recuerda leerlo más de una vez, tal vez a la primera no reconozcas los errores. Esto le dará mayor valor a tu redacción, pero evita caer en el perfeccionismo, siempre podrás pensar en que se puede mejorar algo del texto, pero muchas veces es mejor dejarlo en cierto momento y seguir avanzando.

Estos pasos te ayudarán a tener una mejor redacción y disfrutar de ella. Coméntanos, ¿qué tan seguido redactas?