main

Colegio

Recrear un ambiente perfecto para estudiar

16 noviembre, 2017 — by MundoPilot

img1-2-960x488.jpg

Estudiar es importante. Saber cómo estudiar es más importante. Y saber dónde estudiar puede resultar incluso mucho más importante. El contexto en el cual desarrollas tu rutina de estudios no puede ser menospreciado. Puedes estudiar la misma noche de año nuevo o durante tus vacaciones en la playa, tanto como un fin de semana en la casa de tus abuelos a los que vas a visitar o yendo a la biblioteca un par de días a la semana. Pero si tienes la habilidad de “recrear” un buen ambiente de estudios, aquel donde te diste cuenta que aprendiste mejor algunas cosas, en cualquier otro lugar, tendrás una gran ventaja para cumplir tus objetivos académicos. Puedes encontrar el mejor ambiente en cualquier lado, pero insistimos: de lo que se trata no es de la locación, sino de cómo te adaptas a la situación para que sea proclive a favorecer tu concentración para estudiar y aprender.

Colegio

10 claves para ser un buen estudiante

1 noviembre, 2017 — by MundoPilot

Fondo-Blog-post-Pilot1-2-960x488.jpg

Un buen estudiante no es solamente aquel que saca buenas notas. Las notas grafican un hecho, el haber respondido bien a cierto número de preguntas, pero no definen per se a los métodos de un buen estudiante, que no es otra cosa que una persona que sigue un método de aprendizaje basado en actitudes y comportamientos que le favorecerán su aprendizaje. Si tú quieres ser uno de ellos, aquí te dejamos 10 claves para ser un buen estudiante.

Colegio

Cómo mantener mis calificaciones altas en secundaria

23 agosto, 2017 — by MundoPilot

La secundaria significa, entre otras cosas, mayores responsabilidades académicas puesto que, en mayor medida, cada año ahí representa que estamos mucho más cerca de nuestro ingreso a la universidad o instituto, es decir, más cerca de tener una exigencia mucho mayor sobre nuestros estudios. Mantener un buen promedio en la secundaria en algunos casos te abre posibilidades para las casas de estudios superiores, así que debería ser un tiempo que puedas aprovechar de la mejor manera posible.

Otro tema a considerar es que mantener tus buenas notas hace que te acostumbres a un ritmo y una rutina de estudia que te beneficiará para cuando comiences a estudiar una vez que salgas del colegio, así que si te estás preguntando cómo mantener altas mis calificaciones en secundaria, en esta publicación te vamos a dar algunos consejos para lograrlo. Tenlos muy en cuenta.

  1. Encuentra tu motivación

    Ingresar a la universidad o al instituto donde puedas seguir la carrera que te apasiona puede ser, en efecto, ese “empuje” que necesitas para mantener tus notas altas. La motivación es el combustible que te ayudará a esforzarte cada día, y es un elemento que no se debe dejar de lado, porque su impacto y las posteriores recompensas serán muchas; no solo es el hecho de ingresar a esa universidad, sino también será un motivo de orgullo familiar, que es algo que tampoco debes menospreciar, pues incluso desde tu propia familia puede llegar ese impulso para esforzarte más.

  2. Elabora un plan de estudios (y úsalo con sabiduría)

    Este es un paso importantísimo. Porque en secundaria tienes que estudiar muchísimas cosas, y realizar muchísimas actividades, muchas de ellas extracurriculares (además de, claro, ser un adolescente, no es tan fácil eso tampoco, ¿verdad?). Entonces, necesitas administrar tu tiempo con propiedad. Una vez que empiezan las clases, empiezan las tareas, así que programarte y organizarte desde el principio te viene bien. Haz tu plan, y sobre todo, ajústate con disciplina a él. No querrás perderte tu(s) fiesta(s) de (pre)promoción, ¿o sí?

  3. Conversa con tus profesores

    Despejemos todas las dudas de una vez: cuando se trata de aprender, tu profesor ES un aliado, no un monstruo. Así que si algo no te queda claro en una clase, sobre alguna materia o curso, acércate a él y comunícate. Mientras mejor te relaciones con ellos, mejores resultados obtendrás. No se trata de que te “ayuden” a pasar el curso, sino de que logres entender mejor lo que estás estudiando. No hay mejor lugar para hacer esto que en el colegio. Luego en la universidad, tendrás que realizar esta práctica con mayor asiduidad, sobre todo en el primer o los primeros ciclos, y créenos: no serás el único. Esta es una gran forma de mejorar tu aprendizaje.

  4. Duerme bien

    No es broma. Ni tampoco algo banal. Tu cuerpo y tu mente en el mejor estado son importantes para un mejor aprendizaje. Debes otorgarle a tu sueño el horario adecuado para que tu rendimiento no se vea afectado; dormir mal significa, por ejemplo, no prestar buena atención en clase. Así que mientras mejor duermas, mejor ánimo y resistencia tendrás para tus estudios. Además, recuerda que el ritmo universitario es mucho más intenso (y seguramente, tus horas de sueño ahí se reducirán dramáticamente) así que es mejor que puedas dormir bien en esta etapa de tu vida.

  5. Estudia con quienes también quieran estudiar

    Una cosa es la amistad, otra son los estudios. En ocasiones no van de la mano. Eso no está mal, así sucede, cada cosa tiene su momento y su situación. Para cuando la época de exámenes y evaluaciones se avecine, el ritmo de estudio se intensifica, así que una buena ayuda puede ser formar un grupo de estudio activo y participativo, en el que puedas aprender y entender cosas que quizás por tu cuenta no lograbas descifrar del todo. Esto es positivo porque todos tendrán un objetivo común. Además, para estudiar te puedes valer de todas las herramientas y técnicas posibles, y compartirlas (o aprender una nueva) con tus compañeros. Finalmente, también puedes consultarle a personas que conozcas que ya acabaron el colegio y se están preparando para seguir estudios superiores, para que te puedan aconsejar y recomendar algún método que puedas utilizar.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Qué otros nos puedes recomendar? Cuéntanos en los comentarios qué tips seguiste y cuáles fueron tus resultados.

Colegio

5 consejos que harán que el estudio se vuelva un hábito

15 agosto, 2017 — by MundoPilot

shutterstock_431109490-960x640.jpg

A ver. Hasta para estudiar hay que aprender. Pero una vez que “sabes” hacerlo, se puede convertir en la mejor inversión de tiempo y esfuerzo que hayas realizado en tu vida. La mejor de todo es que cualquiera que realmente quiera mejorar su proceso de aprendizaje lo puede hacer siguiendo unas reglas básicas de manejo de tiempo, organización y priorización. Así que para ayudarte, en este post te indicamos 5 consejos que harán que el estudio se vuelva un hábito en tu conducta, que esperamos se conviertan en hábitos efectivos para tu trayecto académico.

  1. No esperes hasta que sea “el momento indicado”

    Mejorar tu disciplina involucra que tu rutina habitual cambie por completo, lo cual comprensiblemente puede resultarte incómodo pero debes hacerlo. Charles Duhigg, autor de The Power of Habit, explica que ciertas conductas se registran en una parte del cerebro llamada ganglio basal, asociada con emociones, conductas y recuerdos. De otro lado, las decisiones se realizan en la corteza prefrontal, un área completamente distinta.  Cuando un comportamiento se convierte en un hábito, dejamos de usar nuestra habilidad para tomar decisiones y comenzamos a funcionar en “piloto automático”. Por lo tanto, romper un hábito y construir uno nuevo no solo requiere que tomemos decisiones activas, sino que también se sentirá “incorrecto” porque tu cerebro se resiste al cambio, favoreciendo aquello en lo que ya está programado para hacer. ¿Qué solución tenemos? Abraza el cambio, haz eso incorrecto, y ten en consideración que tomará un tiempo adaptarte a tu nuevo régimen hasta que lo sientas “correcto” o “bueno” o “natural”. Pero es algo que sucederá. Así que cambia de una buen vez.

  2. Elimina el exceso de opciones

    De acuerdo a muchos estudios, hay algo “muy poderoso” en lo aburrido (puedes saber más sobre esto en el libro The Willpower Effect). Por ejemplo, se sabe de la insistencia de Barack Obama en usar solamante trajes azules y grises, nada más. ¿Por qué?, pues según el ex presidente norteamericano él tenía que “tomar muchas decisiones” y no quería desperdiciar esfuerzo y concentración sobre lo que va a comer o vestir. En efecto, las investigaciones muestran que realizar repetidas elecciones agotan tu energía mental aun así esas elecciones sean mundanas y relativamente placenteras. Por lo tanto, si quieres mantener un disciplina de estudios a largo plazo, lo mejor que puedes hacer es identificar aquellos aspectos de tu vida que consideras mundanos y posteriormente convertirlos en una rutina lo más que puedas. En otras palabras, toma pocas decisiones de asuntos que no sean tan importantes como dedicarle tiempo a tus estudios. Por último, los pasos a seguir deben cambiar tu ambiente y horario. No salgas a comprar golosinas mientras estás leyendo un libro o separata; más bien compra un snack similar para toda la semana y acostúmbrate a esa rutina.

  3. Lee como un estudiante

    Muchos estudiantes como tú se enfrentan a sus lecturas de una manera clásica: abren el libro, van al primer capítulo, y comienzan a leer. ¿Correcto? Pero para cuando llegan al final de dicho capítulo, su retención y comprensión de lo leído es baja. Para poder resolver todas las preguntas que les genera la lectura, deben volver a leer el capítulo y buscar las respuestas nuevamente. Si bien es cierto, esto a veces da resultado, te podemos recomendar este método: revisa el capítulo que debes leer, mira cuáles son las preguntas que se formulan para ese capítulo y luego regresa y lee todo el capítulo entero. Esta vez tu comprensión y retención del material será mejor. Otro tip que te recomendamos: No olvides leer y anotar las leyendas o anotaciones de los gráficos e imágenes de tus libros. Muchas instrucciones útiles (e incluso preguntas para los exámenes) son sacados de ahí, y te brindan una mejor explicación de lo que el autor trata de explicar.

  4. No tengas miedo de preguntar

    Haz preguntas. Únete a la discusión. Si estás dentro de un salón de clase, involúcrate, así prestarás atención a lo que el profesor está conversando. Busca o forma un grupo de estudio, puede resultar aburrido, pero como ya lo mencionamos arriba, necesitas concentrarte en estudiar, y si entras en el grupo adecuado, te puede ayudar a superar temas difíciles y aprobar tus cursos. Muchas cabezas piensan más que una sola, y tarde o temprano llegarás a un curso que te costará mucho aprobar. Si el material de estudio que te brindan no es suficiente para ti, si los números se te revuelven en la cabeza o si el profesor es complicado, esto es algo que sucederá en algún punto durante tu vida académica, así que no te frustres, ni te molestes, ni temas, ni pienses que fracasarás; por el contrario, busca ayuda, ya sea una asistente, jefe de práctica, o un compañero de clase o que ya haya llevado el curso. Siempre tendrás un recurso o herramienta en tu centro de estudio al cual podrás recurrir.

  5. ¡Deshazte del “ya fue…”!

    Un nuevo hábito suele ser muy frágil al inicio, y es precisamente por esa misa razón que debes ELIMINAR cualquier tipo de fuente o fricción que te haga alejarte de él. Precisamente, esos instantes en donde se llegan a generar los “ya fue…“, son los momentos específicos en donde te encontrarás diciendo “al diablo esto, no vale el esfuerzo”. Las personas son propensas a abandonar sus objetivos cuando un nuevo hábito asoma alguna complicación, por más mínima que sea. Examina a conciencia tus hábitos y encuentra exactamente el momento en que todo parece desmoronarse. Incluso el simple hecho de vestirse puede significar una complicación si es que no tienes ropa limpia o tienes que caminar mucho para ir del baño a tu habitación. Para este ejemplo, una buena solución es preparar tu ropa la noche anterior, y llevarla contigo al baño para cuando te duches. También puedes reemplazar ese odioso “ya fue…” con un más provechoso “qué pasaría si…” una vez qué encuentres eso que hace que te detengas. Por ejemplo, si te sientes cansado luego del trabajo para estudiar, puedes establecer el sistema “qué pasaría si después del trabajo tomo una siesta de 20 minutos y me preparo para estudiar”. Siempre puedes encontrar la motivación necesaria.

¿Te han servido estos tips? ¿Cuáles otros te han funcionado y nos recomendarías? Cuéntanos en los comentarios.

Colegio

¿Buscas cómo ampliar tu vocabulario?

31 julio, 2017 — by MundoPilot

shutterstock_209582515-960x640.jpg

Sabemos que las palabras son la base de nuestro lenguaje. Al mismo tiempo, representan en gran medida el nivel educativo, profesional y social de las personas de acuerdo a cómo las usan. Sin embargo, muchos estudiantes presentan dificultades al momento de ampliar su vocabulario efectivamente. Hay muchas palabras siendo usadas tanto de manera oral como escrita y evidentemente es complicado reternerlas todas, pero no por el hecho de saberlas sino que la dificultad se presenta al momento en que tenemos oportunidad de usar una palabra que funciona en determinado momento y simplemente no la recordamos o la olvidamos por su desuso. Así que, dada la importancia de hablar y escribir apropiadamente y con un amplia gama de opciones, te recomendamos leer lo siguientes tips si buscas cómo ampliar tu vocabulario, de una manera mucho más efectivas, y así recordarlas siempre. Presta atención y pon en práctica estos consejos.

  • Lee con regularidad, y de diferentes fuentes

    Un vocabulario nutrido no solo se obtiene leyendo a ganadores del Nobel de Literatura. La lectura te expone a un vocabulario similar de manera regular, enmarcado dentro de un contexto o historia con la cual que te puedes identificar personalmente y eso favorece a tu aprendizaje de palabras. Nuestros prejuicios nos arrojan a pensar que los ratones de biblioteca son aburridos y poco o nada sociables, pero por el contrario se ha confirmado repetidas veces que un lector asiduo es mucho más expresivo cuando tienen la oportunidad de hablar. Entonces, cuando leas presta atención a aquellas palabras que no conoces, pero no detengas tu lectura para buscar su significado pues eso interrumpirá tu apreciación de la narrativa y eventualmente te agotará. En vez de eso, subraya esas palabras e intenta resolver su significado dentro del contexto antes de revisar su definición oficial. Y trata de involucrarte con lecturas sobre diferentes temas. y en diferentes formatos. El lenguaje empleado puede ser muy distinto dependiendo de si lees una novela, una revista de moda o un periódico. Además, claro está, de un diccionario.

  • Corto y continuo

    Cuando vas a aprender algo, siempre lo haces en pequeñas cantidades. Con la lectura no es distinto. Pequeños párrafos son mejores que muchas páginas. En el espacio de una hora, nuestro cerebro asimila nuevas conexiones y así queda listo para más. Aprender 3 palabras nuevas al día es una buena cantidad para alimentar con tu lectura a un cerebro ocupado (hay más cosas que hacer en la vida que solamente leer, así esto nos apene). Pro tip: agrega estas palabras nuevas a una libreta o lista, ya sea en papel, un cuaderno o una app de lectura. ¿Alguna para bajar? Prueba con Memrise.

  • Haz conexiones

    Ya que las mencionamos, aprovechémoslas. Memorizar es hacer conexiones. Así que para el aprendizaje de una nueva palabra lo mejor es conectarla con algo que ya conoces. Coge una palabra y asóciala a otra que recuerdes. No importa cuál sea, el asunto es que te haga recordarla. También puedes conectar su sonido al significado. Una imagen poderosa se queda en la mente por mucho tiempo. Nuevamente, encuentra una asociación entre palabra e imagen, construye un vínculo, incluso forma una pequeña historia que te haga recordarla.

  • Motívate

    Este quizás es el factor más importante. La lectura debe significar un placer, no una obligación o una tarea pendiente. Leer debe ser divertido, debe nacer de la curiosidad de conocer alguna historia. Será muy difícil que estudies palabras mes tras mes si no sientes que es algo que vale la pena hacer, cuando menos, pues un vocabulario amplio te ayudará a lo largo de tu vida, en el colegio, en tus estudios superiores, en tu profesión, y te puede conducir a una vida más satisfactoria. Es la mejor inversión de tiempo que puedes tener.

¿Qué otros consejos para ampliar tu vocabulario seguiste y te resultaron? Cuéntanos en los comentarios.

 

Colegio

8 consejos para estudiar de manera más eficiente

24 julio, 2017 — by MundoPilot

Estudiar es bueno y necesario. Quizás te parezca aburrido, pero lo que importa es que es bueno y necesario. Métodos hay miles, pero aquí de lo que se trata es de encontrar aquellos que no solo sean “divertidos” sino también los que te otorguen una mejor forma de aprender lo que estudias. Esto supone superar muchas de las dificultades que arrastramos al momento de someternos a nuestro horario de estudio (porque, vamos, DEBES tener un horario de estudio, sino…), y otras recursos que iremos viendo. Así que presta mucha atención no solo a tus libros y anotaciones sino también a estos 8 consejos para estudiar de manera más eficiente:

  1. Emplea la técnica Corson

    ¿Otra fórmula más que aprender? No te preocupes, es por tu bien. Esta es más una técnica que te ayuda a identificar exactamente aquello que no estás entendiendo. Fue desarrollada por Dale Corson, quien fuera presidente de la Universidad de Cornell y también profesor de química. Él sostiene que el alumno debe hacer una pausa y señalar exactamente aquello que no entiende, y no confundir a todo un ejercicio, fórmula o problema como un bloque imposible de resolver. Una vez que hayas ido parte por parte en un problema y llegues finalmente a aquella parte que no comprendes, será más fácil obtener una respuesta.

  2. Emplea la técnica de la repetición espaciada

    No tiene que ver mucho con astronomía esta técnica pero sí con el hecho de aprender cosas de una manera rápida en grandes intervalos de tiempo que se van incrementando cada vez. De cierta forma, esta técnica obliga a tu cerebro a recordar cosas justo antes de que comience a olvidarlas, haciendo que se esfuerce en ejercitar tu memoria. Para que conozcas más al respecto, puedes visitar la web AnkiSRS.net y ahí podrás crear tu propio sistema con esta técnica, o aprovechar las que ahí se encuentran de personas que han estudiado algunas otras cosas.

  3. Emplea el método Loci

    Vamos a ponernos un poquiiito más exigentes. Es una técnica de memorización que data de la época de los antiguos griegos y romanos. También es llamado “el palacio de la memoria”, y es que “loci” significa lugar. En efecto, los trozos de información que se quieren memorizar se deben relacionar dentro de un entorno tridimensional que podamos recordar y evocar vívidamente. En otras palabras, general una narración que recoja y articule en un relato (por más absurdo o surreal que resulte) aquello que queremos recordar o memorizar en general.

  4. Vencer la Akrasia

    Este término existe hace siglos, ya en la época de Platón se le menciona. Significa “falta de voluntad sobre uno mismo”. En resumen: no procrastinar. Posponemos lo que tenemos que hacer ahora, dándole un valor de recompensa al futuro. Así que un poco lo que tienes que hacer para estudiar a conciencia es primero, comprometerte a hacerlo; si esto se te complica, pues hay apps para eso, uno de ellos puede ser Beeminder. Segundo, puedes agregar una recompensa a corto plazo, para completar tus objetivos. No sé, si terminas de leer y re-leer 4 páginas de esa separata puedes ver un episodio más de tu serie en Netflix. PERO SOLO UNO, NO MÁS.

  5. Emplea la técnica Pomodoro

    En realidad, aquí la idea es un poco mejorar esa técnica, que es bastante simple realmente: consiste en realizar una sola tarea o asignación durante un tiempo determinado (usualmente, son 25 minutos de trabajo, más 5 de descanso). Sin embargo, se puede sacar ventaja de esta técnica. ¿Cómo? Qué tal aumentando el tiempo de la sesión a 45 minutos, con 15 minutos de descanso. Experimenta con los intervalos y encuentra el tiempo ideal que se ajusta a tus necesidades de aprendizaje. Otra forma de aprovecharla es anotar en un papel aquellas cosas que te distraen durante tu sesión, y las puedes resolver durante tus breaks, al mismo tiempo que puedes identificar qué es eso que usualmente te distrae, y saber cómo resolverlo y ya no tener que preocuparte por eso.

  6. Usa el pensamiento difuso y de enfoque

    Esto es útil cuando quieras aprender cosas nuevas. La corteza prefrontal de tu cerebro se enfoca en una cosa y solo una cosa exactamente cuando quiere concentrarse algo, pero no deja que el resto de tu cerebro se active. Ahora, muchas ideas vienen de distintas partes de tu cerebro conectándose de manera indistinta, dando como resultado otras nuevas ideas, que es lo que se conoce como pensamiento difuso. Y esto es lo que puedes aprovechar cuando quieras aprender algo nuevo para ti. No obstante, para aquello que ya conoces y que debes usar para resolver algún problema, el pensamiento de enfoque es el que necesitas.

  7. Mide el ritmo de tus clases

    Suele pasar que un estudiante siente que el profesor explicó un tema más rápido de lo que él o ella pudieron entender. Habla muy rápido y no puedes tomar apuntes, sus presentaciones duran muy poco y no puedes capturar todo lo que dice, en suma, no puedes procesar en tu cerebro toda la información que recibes. Un buen método es leer el material sobre el cual se hará la clase, y así tomar algo de ventaja sobre la lección que dará tu profesor, y así preparar a tu cerebro para lo que vendrá. Otra alternativa, que nunca pasará de moda, es simplemente levantar la mano y preguntar. No sería un buen profesor si no atendiera tu pregunta.

  8. Resuelve tus propios problemas

    Esto no quiere decir que descartes algunos de los tips que te hemos dado líneas arriba. Tiene que ver más con el hecho de conocer realmente cuáles son aquellos “huecos” en tu aprendizaje y tratar de resolverlos por tu cuenta. Generalmente, cuando no entendemos algo tratamos de juntarnos con un compañero de clase que sabe lo mismo o menos que nosotros, para tratar de aprender juntos. El problema con esto es que muchas veces uno de los dos no aprende del todo, sino que recoge aquello que el otro compañero ha aprendido, y no siempre es algo de qué fiarse. Reconoce dónde surge tu confusión, en primer lugar; luego ya puedes juntarte con uno, dos o toda la clase.

¿Te han servido estos consejos? ¿Cuáles usas o nos recomiendas tú? Queremos saberlo.

Colegio

¿Estudias y trabajas? 5 consejos para organizarte mejor

21 abril, 2017 — by Renzo Risco

shutterstock_401771593-960x640.jpg

El día a día se puede ver convertido en muy poco tiempo, a veces sentimos que las horas no alcanzan para poder hacer todo lo que deseamos. Este es el caso de las personas que trabajan y estudian al mismo tiempo. Por eso, hoy en Mundo Pilot te contaremos 5 consejos para organizarte mejor y evites toda fatiga o complicación que se presente.

  • Crear un horario

Es muy importante que te organices y crees un horario, de esta forma te ayudarás para no dejar pasar los trabajos y aprovechar las posibles horas muertas que tengas. Siempre busca ser productivo en cada hora del día que vayas emplear, de esta forma podrás ganar bastante tiempo. En el horario intenta incluir cada detalle que vayas a realizar durante la semana.

  • No procrastines

Esto es lo que no debes hacer, procrastinar es uno de los mayores defectos del ser humano, siempre decir que lo harás más tarde y luego cuando llega la hora tienes muchos pendientes para tan poco tiempo. Esto se puede convertir en un hábito, el hecho de siempre dejar las tareas para último momento, cuando las realizas siempre creerás que es posible hacerlo todo a última hora, no todas las veces será tan fácil.

  • Reduce las distracciones

Intenta encontrar un ambiente que no tenga muchas distracciones cuando quieras hacer las actividades. Deja el celular de lado cada que vayas a estudiar y apagado cierra ventanas como Youtube o Facebook para que no tengas problema alguno de perder tiempo en cosas que no son importantes para el momento.

  • Usa tu celular

Esta es una herramienta para organizarte mejor, no quiere decir que lo uses en el momento que vas a realizar la actividad. Añade alarmar o agenda los labores diarios en tu celular para que este te las recuerde. Un pequeño recordatorio de lo que debes hacer es más que suficiente para poner manos a la obra.

  • Descansa

Las personas necesitamos descansar para tener energía a diario. No intentes saltarte este punto, si no duermes tu cuerpo y mente pueden encontrarse afectados, a la hora de hacer las actividades tal vez lo hagas mal o demasiado lento por cansancio. Organízate bien y ponte horas para descansar, esto te ayudará a librarte del estrés.

Ahora que ya sabes estos consejos, ¿qué estás esperando? Aprovecha y ponlos en práctica en tu vida diaria.