main

Colegio

5 consejos que harán que el estudio se vuelva un hábito

15 agosto, 2017 — by MundoPilot

shutterstock_431109490-960x640.jpg

A ver. Hasta para estudiar hay que aprender. Pero una vez que “sabes” hacerlo, se puede convertir en la mejor inversión de tiempo y esfuerzo que hayas realizado en tu vida. La mejor de todo es que cualquiera que realmente quiera mejorar su proceso de aprendizaje lo puede hacer siguiendo unas reglas básicas de manejo de tiempo, organización y priorización. Así que para ayudarte, en este post te indicamos 5 consejos que harán que el estudio se vuelva un hábito en tu conducta, que esperamos se conviertan en hábitos efectivos para tu trayecto académico.

  1. No esperes hasta que sea “el momento indicado”

    Mejorar tu disciplina involucra que tu rutina habitual cambie por completo, lo cual comprensiblemente puede resultarte incómodo pero debes hacerlo. Charles Duhigg, autor de The Power of Habit, explica que ciertas conductas se registran en una parte del cerebro llamada ganglio basal, asociada con emociones, conductas y recuerdos. De otro lado, las decisiones se realizan en la corteza prefrontal, un área completamente distinta.  Cuando un comportamiento se convierte en un hábito, dejamos de usar nuestra habilidad para tomar decisiones y comenzamos a funcionar en “piloto automático”. Por lo tanto, romper un hábito y construir uno nuevo no solo requiere que tomemos decisiones activas, sino que también se sentirá “incorrecto” porque tu cerebro se resiste al cambio, favoreciendo aquello en lo que ya está programado para hacer. ¿Qué solución tenemos? Abraza el cambio, haz eso incorrecto, y ten en consideración que tomará un tiempo adaptarte a tu nuevo régimen hasta que lo sientas “correcto” o “bueno” o “natural”. Pero es algo que sucederá. Así que cambia de una buen vez.

  2. Elimina el exceso de opciones

    De acuerdo a muchos estudios, hay algo “muy poderoso” en lo aburrido (puedes saber más sobre esto en el libro The Willpower Effect). Por ejemplo, se sabe de la insistencia de Barack Obama en usar solamante trajes azules y grises, nada más. ¿Por qué?, pues según el ex presidente norteamericano él tenía que “tomar muchas decisiones” y no quería desperdiciar esfuerzo y concentración sobre lo que va a comer o vestir. En efecto, las investigaciones muestran que realizar repetidas elecciones agotan tu energía mental aun así esas elecciones sean mundanas y relativamente placenteras. Por lo tanto, si quieres mantener un disciplina de estudios a largo plazo, lo mejor que puedes hacer es identificar aquellos aspectos de tu vida que consideras mundanos y posteriormente convertirlos en una rutina lo más que puedas. En otras palabras, toma pocas decisiones de asuntos que no sean tan importantes como dedicarle tiempo a tus estudios. Por último, los pasos a seguir deben cambiar tu ambiente y horario. No salgas a comprar golosinas mientras estás leyendo un libro o separata; más bien compra un snack similar para toda la semana y acostúmbrate a esa rutina.

  3. Lee como un estudiante

    Muchos estudiantes como tú se enfrentan a sus lecturas de una manera clásica: abren el libro, van al primer capítulo, y comienzan a leer. ¿Correcto? Pero para cuando llegan al final de dicho capítulo, su retención y comprensión de lo leído es baja. Para poder resolver todas las preguntas que les genera la lectura, deben volver a leer el capítulo y buscar las respuestas nuevamente. Si bien es cierto, esto a veces da resultado, te podemos recomendar este método: revisa el capítulo que debes leer, mira cuáles son las preguntas que se formulan para ese capítulo y luego regresa y lee todo el capítulo entero. Esta vez tu comprensión y retención del material será mejor. Otro tip que te recomendamos: No olvides leer y anotar las leyendas o anotaciones de los gráficos e imágenes de tus libros. Muchas instrucciones útiles (e incluso preguntas para los exámenes) son sacados de ahí, y te brindan una mejor explicación de lo que el autor trata de explicar.

  4. No tengas miedo de preguntar

    Haz preguntas. Únete a la discusión. Si estás dentro de un salón de clase, involúcrate, así prestarás atención a lo que el profesor está conversando. Busca o forma un grupo de estudio, puede resultar aburrido, pero como ya lo mencionamos arriba, necesitas concentrarte en estudiar, y si entras en el grupo adecuado, te puede ayudar a superar temas difíciles y aprobar tus cursos. Muchas cabezas piensan más que una sola, y tarde o temprano llegarás a un curso que te costará mucho aprobar. Si el material de estudio que te brindan no es suficiente para ti, si los números se te revuelven en la cabeza o si el profesor es complicado, esto es algo que sucederá en algún punto durante tu vida académica, así que no te frustres, ni te molestes, ni temas, ni pienses que fracasarás; por el contrario, busca ayuda, ya sea una asistente, jefe de práctica, o un compañero de clase o que ya haya llevado el curso. Siempre tendrás un recurso o herramienta en tu centro de estudio al cual podrás recurrir.

  5. ¡Deshazte del “ya fue…”!

    Un nuevo hábito suele ser muy frágil al inicio, y es precisamente por esa misa razón que debes ELIMINAR cualquier tipo de fuente o fricción que te haga alejarte de él. Precisamente, esos instantes en donde se llegan a generar los “ya fue…“, son los momentos específicos en donde te encontrarás diciendo “al diablo esto, no vale el esfuerzo”. Las personas son propensas a abandonar sus objetivos cuando un nuevo hábito asoma alguna complicación, por más mínima que sea. Examina a conciencia tus hábitos y encuentra exactamente el momento en que todo parece desmoronarse. Incluso el simple hecho de vestirse puede significar una complicación si es que no tienes ropa limpia o tienes que caminar mucho para ir del baño a tu habitación. Para este ejemplo, una buena solución es preparar tu ropa la noche anterior, y llevarla contigo al baño para cuando te duches. También puedes reemplazar ese odioso “ya fue…” con un más provechoso “qué pasaría si…” una vez qué encuentres eso que hace que te detengas. Por ejemplo, si te sientes cansado luego del trabajo para estudiar, puedes establecer el sistema “qué pasaría si después del trabajo tomo una siesta de 20 minutos y me preparo para estudiar”. Siempre puedes encontrar la motivación necesaria.

¿Te han servido estos tips? ¿Cuáles otros te han funcionado y nos recomendarías? Cuéntanos en los comentarios.

Colegio

8 consejos para estudiar de manera más eficiente

24 julio, 2017 — by MundoPilot

Estudiar es bueno y necesario. Quizás te parezca aburrido, pero lo que importa es que es bueno y necesario. Métodos hay miles, pero aquí de lo que se trata es de encontrar aquellos que no solo sean “divertidos” sino también los que te otorguen una mejor forma de aprender lo que estudias. Esto supone superar muchas de las dificultades que arrastramos al momento de someternos a nuestro horario de estudio (porque, vamos, DEBES tener un horario de estudio, sino…), y otras recursos que iremos viendo. Así que presta mucha atención no solo a tus libros y anotaciones sino también a estos 8 consejos para estudiar de manera más eficiente:

  1. Emplea la técnica Corson

    ¿Otra fórmula más que aprender? No te preocupes, es por tu bien. Esta es más una técnica que te ayuda a identificar exactamente aquello que no estás entendiendo. Fue desarrollada por Dale Corson, quien fuera presidente de la Universidad de Cornell y también profesor de química. Él sostiene que el alumno debe hacer una pausa y señalar exactamente aquello que no entiende, y no confundir a todo un ejercicio, fórmula o problema como un bloque imposible de resolver. Una vez que hayas ido parte por parte en un problema y llegues finalmente a aquella parte que no comprendes, será más fácil obtener una respuesta.

  2. Emplea la técnica de la repetición espaciada

    No tiene que ver mucho con astronomía esta técnica pero sí con el hecho de aprender cosas de una manera rápida en grandes intervalos de tiempo que se van incrementando cada vez. De cierta forma, esta técnica obliga a tu cerebro a recordar cosas justo antes de que comience a olvidarlas, haciendo que se esfuerce en ejercitar tu memoria. Para que conozcas más al respecto, puedes visitar la web AnkiSRS.net y ahí podrás crear tu propio sistema con esta técnica, o aprovechar las que ahí se encuentran de personas que han estudiado algunas otras cosas.

  3. Emplea el método Loci

    Vamos a ponernos un poquiiito más exigentes. Es una técnica de memorización que data de la época de los antiguos griegos y romanos. También es llamado “el palacio de la memoria”, y es que “loci” significa lugar. En efecto, los trozos de información que se quieren memorizar se deben relacionar dentro de un entorno tridimensional que podamos recordar y evocar vívidamente. En otras palabras, general una narración que recoja y articule en un relato (por más absurdo o surreal que resulte) aquello que queremos recordar o memorizar en general.

  4. Vencer la Akrasia

    Este término existe hace siglos, ya en la época de Platón se le menciona. Significa “falta de voluntad sobre uno mismo”. En resumen: no procrastinar. Posponemos lo que tenemos que hacer ahora, dándole un valor de recompensa al futuro. Así que un poco lo que tienes que hacer para estudiar a conciencia es primero, comprometerte a hacerlo; si esto se te complica, pues hay apps para eso, uno de ellos puede ser Beeminder. Segundo, puedes agregar una recompensa a corto plazo, para completar tus objetivos. No sé, si terminas de leer y re-leer 4 páginas de esa separata puedes ver un episodio más de tu serie en Netflix. PERO SOLO UNO, NO MÁS.

  5. Emplea la técnica Pomodoro

    En realidad, aquí la idea es un poco mejorar esa técnica, que es bastante simple realmente: consiste en realizar una sola tarea o asignación durante un tiempo determinado (usualmente, son 25 minutos de trabajo, más 5 de descanso). Sin embargo, se puede sacar ventaja de esta técnica. ¿Cómo? Qué tal aumentando el tiempo de la sesión a 45 minutos, con 15 minutos de descanso. Experimenta con los intervalos y encuentra el tiempo ideal que se ajusta a tus necesidades de aprendizaje. Otra forma de aprovecharla es anotar en un papel aquellas cosas que te distraen durante tu sesión, y las puedes resolver durante tus breaks, al mismo tiempo que puedes identificar qué es eso que usualmente te distrae, y saber cómo resolverlo y ya no tener que preocuparte por eso.

  6. Usa el pensamiento difuso y de enfoque

    Esto es útil cuando quieras aprender cosas nuevas. La corteza prefrontal de tu cerebro se enfoca en una cosa y solo una cosa exactamente cuando quiere concentrarse algo, pero no deja que el resto de tu cerebro se active. Ahora, muchas ideas vienen de distintas partes de tu cerebro conectándose de manera indistinta, dando como resultado otras nuevas ideas, que es lo que se conoce como pensamiento difuso. Y esto es lo que puedes aprovechar cuando quieras aprender algo nuevo para ti. No obstante, para aquello que ya conoces y que debes usar para resolver algún problema, el pensamiento de enfoque es el que necesitas.

  7. Mide el ritmo de tus clases

    Suele pasar que un estudiante siente que el profesor explicó un tema más rápido de lo que él o ella pudieron entender. Habla muy rápido y no puedes tomar apuntes, sus presentaciones duran muy poco y no puedes capturar todo lo que dice, en suma, no puedes procesar en tu cerebro toda la información que recibes. Un buen método es leer el material sobre el cual se hará la clase, y así tomar algo de ventaja sobre la lección que dará tu profesor, y así preparar a tu cerebro para lo que vendrá. Otra alternativa, que nunca pasará de moda, es simplemente levantar la mano y preguntar. No sería un buen profesor si no atendiera tu pregunta.

  8. Resuelve tus propios problemas

    Esto no quiere decir que descartes algunos de los tips que te hemos dado líneas arriba. Tiene que ver más con el hecho de conocer realmente cuáles son aquellos “huecos” en tu aprendizaje y tratar de resolverlos por tu cuenta. Generalmente, cuando no entendemos algo tratamos de juntarnos con un compañero de clase que sabe lo mismo o menos que nosotros, para tratar de aprender juntos. El problema con esto es que muchas veces uno de los dos no aprende del todo, sino que recoge aquello que el otro compañero ha aprendido, y no siempre es algo de qué fiarse. Reconoce dónde surge tu confusión, en primer lugar; luego ya puedes juntarte con uno, dos o toda la clase.

¿Te han servido estos consejos? ¿Cuáles usas o nos recomiendas tú? Queremos saberlo.

Colegio

5 excelentes páginas webs para aprender inglés gratis

14 junio, 2017 — by Renzo Risco

shutterstock_583991713-960x603.jpg

El tema de aprender idiomas se ha vuelto en algo muy competitivo a nivel profesional. También, se requiere en muchos casos en el uso de la vida cotidiana. El idioma que más usamos es el inglés. En el país existen un sin número de academias que nos enseñan el idioma. Pero, existen otros métodos si de aprender y no gastar se trata, se pueden usar plataformas online gratis para aprender idiomas.

En Mundo Pilot, hoy te contaremos 5 excelentes páginas webs para aprender inglés gratis y puedas sacarle el mayor de los provechos. Te sorprenderá todo lo que puedes aprender.

  • Duolingo

Es una web considerablemente nueva, sin embargo, tiene un staff de profesionales por detrás que ha logrado posicionar la página. Hoy, se ha convertido en uno de los servicios favoritos para aprender idiomas por los usuarios. Además, cuenta con una aplicación web, muy fácil de usar y sumamente amigable. Finalmente, no sólo puedes aprender inglés, también, cuentan con cursos de alemán, francés, portugués e italiano.

  • Busuu

Está plataforma es un referente si de aprender inglés se trata. Lo que facilita su aprendizaje, es que cuenta con ejercicios y estos, pueden ser corregidos por personas del idioma que estés aprendiendo. Además, cuenta con varios idiomas  dentro de la plataforma. Ahora no hay excusa para no aprender otras lenguas.

  • Babbel

Una herramienta muy completa, podrás practicar tu gramática y vocabulario con sus ejercicios. Te brinda la facilidad que practiques lo que tú deseas ese día; tienes para seleccionar writing, speaking o reading. Sus diálogos y dictados te ayudarán a mejorar la forma en que hablas, escuchas y escribes.

  • Vocabsushi

Si tienes algunas nociones y lo que quieres es ampliar tu vocabulario, esta aplicación es perfecta para ti. Cuenta con un sistema de puntaje y ranking, donde podrás interactuar, aprender y aprender de qué forma usan las palabras a diario en ese país. El ranking lo obtienes luego de un examen de 20 preguntas, luego ya depende de uno mismo seguir con el entrenamiento.

  • Exam English

De igual forma que Vocabsushi, si contamos con un conocimiento previo, esta aplicación nos permitirá poner a prueba nuestros conocimientos.  Nos brinda exámenes de todo nivel, su especialidad es preparar a los alumnos para rendir estas pruebas que ayudan a obtener certificados de exámenes internacionales.

Ahora no hay excusa para ampliar tus conocimientos. Aprovecha alguna de estas herramientas y aprender idiomas. Coméntame, ¿qué idioma te gustaría aprender?.

Colegio

4 consejos para buscar tu ascenso

26 abril, 2017 — by Renzo Risco

shutterstock_533579146-960x640.jpg

Al momento que uno empieza a trabajar, uno quiere crecer como profesional, seguir aprendiendo y poder adquirir con el tiempo nuevos puestos. Esto puede realizarse dentro de la misma organización o cambiándote a otra empresa. En el caso de que busques ascender en la compañía donde trabajas, te contamos algunos consejos que podrían ayudarte.

  • Prepárate

Siempre es bueno seguir estudiando o modernizándose. Por eso, algo que no puede faltar son estudios, existen muchos cursos que pueden ayudar para tu crecimiento profesional, entre ellos tienen diplomados, maestrías, doctorados. Esto es una ventaja sobre compañeros de trabajo, invertir en tu propia educación siempre será un punto a favor para poder adquirir mejores puestos de trabajo.

  • Comunicación

Mantén una comunicación constante, siempre opina sobre, cuando hagan preguntas brinda tu punto de vista. Cuando haya reuniones o juntas de trabajo, hazte notar, pero no te excedas o quieras acaparar toda la conversación. Escucha y sé conciso, menciona la idea y siempre que brinde un beneficio para la organización, formas de mejorar progresivamente.

  • Diferencia en tu trabajo

Debes hacer notar tu trabajo, que no sea igual al de todos. No solo basta hacer un buen trabajo, incluye un plus que haga ver que siempre eres la mejor opción. Entrega tus reportes o actividades cómo te gustaría recibirlo si eres un jefe, propón nuevas ideas y formas de agilizar procesos.

  • Altamente responsable

Sé responsable, siempre brinda lo mejor de ti y cumple con tus tareas. Si alguno de tus compañeros está atrasado y tú ya acabaste, toma la iniciativa y ayúdalo. Esto no quiere decir que te hagas el mártir o sacrificado del equipo, siempre que se note que puedes ayudar a tus compañeros a organizar y liderarlos. Estas son grandes cualidades de un líder.

Ahora que sabes estos consejos, coméntanos ¿Cuál de estos consejos forman parte de tu vida diaria en la oficina?

Universidad

5 herramientas gratuitas que todo estudiante debe tener

28 febrero, 2017 — by Cristhian Manzanares

shutterstock_323944457-960x640.jpg

Sea en la etapa escolar o universitaria, estudiar no es tarea fácil pues requiere de mucha concentración y dedicación. Para quienes fuimos escolares en la década del 90, o incluso durante los 2000, el estudio consistía en abrir un libro o estar sentados frente a una PC. Quizá hacer tarjetas de ayuda, las famosas “fichas”, pero no contábamos con la tecnología como herramienta de apoyo constante para hacer de nuestros estudios una actividad más llevadera.

Pensando en tus necesidades como alumno en la actualidad, aquí te presentamos 5 herramientas gratuitas que todo estudiante debe tener:

  1. Sleep if you can: ¿Problemas para levantarte temprano a seguir estudiando luego de una amanecida? Esta aplicación suena tal como si fuera una alarma; la única -y gran- diferencia, es que SIYC no dejará de sonar hasta tomes una foto con la cámara de tu celular. ¡Es la única manera de que la aplicación sepa que estas operativo!
  2. Isolator: Es una herramienta para desktop y además es gratuita. Te permite eliminar las distracciones visuales, oculta todas las ventanas adicionales de tu navegador mientras estudias sombreando tu escritorio y solo ilumina las necesarias para que continúes con tu tarea académica.
  3. Evernote: ¡Una de nuestras favoritas! Y además una de las más conocidas y usadas. Esta aplicación permite copiar artículos desde internet o también tus propias notas escritas a mano. Puedes sincronizar estas notas y demás archivos, y es una suerte de respaldo de todos los artículos de tu interés.
  4. Babylon: ¿A quién no le ha pasado que no entiende nada en otro idioma? Muchos textos académicos lo están. Terminamos usando herramientas como Google Translator que no nos dan un contenido fiel al original. Para estas situaciones existe Babylon, un traductor on line que traduce al español más de 75 idiomas y definitivamente es mucho más seguro que Google Translator.
  5. iRae: Todos tenemos al profesor con un léxico impecable, pero casi desconocido para la mayoría de nosotros. Para estos casos, existe el iRae, una app gratuita que la misma RAE (Real Academia Española) ha puesto a nuestra disposición para absolver todas nuestras dudas lingüísticas.
  6. Wattpad: Un bonus a la lista. Es maravillosa. De las apps más usadas y rankeadas. Podemos acceder a miles de libros gratis, gracia a esta aplicación. Sirve para sistema operativo IOS y Android. Millones de personas ya han descargado textos gracia a esta aplicación y lo mejor es que, además de gratuita, son descargas legales.

No olvides que por más herramientas que usemos, la voluntad y la constancia son la base para lograr un mejor aprendizaje y que el estudio sea realmente efectivo. Designa horas inamovibles a la semana para dedicarte a tus labores académicas. Ahora dinos, ¿tú qué herramienta nos recomiendas?

Colegio

No sé qué estudiar

18 julio, 2016 — by Mi manzana

shutterstock_85474510-960x640.jpg

Uno de los primeros retos que asume todo adolescente, llega en los meses finales de su etapa escolar. Durante esos días en que los test vocacionales comienzan a ser más frecuentes, las visitas a las ferias universitarias son casi obligatorias, y las preguntas de los familiares son más insistentes, a muchos jóvenes les cuesta mucho elaborar una respuesta que camufle lo que en el fondo quieren contestar: “Mamá, papá… no sé qué estudiar”.

Tranqui. Esa respuesta es totalmente normal, y nadie está obligado a saberlo en primera instancia. Sin embargo, desde este espacio podemos darte algunas tips para que comiences a definir cuál es aquel interés personal que puedes ir desarrollando en una carrera en la cual te sientas motivado y a gusto. Léelos a continuación:

  1. Hazte las preguntas adecuadas: En principio, son dos preguntas, básicamente: ¿Qué es eso que me excita, que me llena de energía, que captura mi atención? Y al mismo tiempo, ¿en qué soy bueno, en qué suelo destacar? Seguramente cuando tenías 5 años a todo tu vecindario le dijiste “quiero ser un piloto espacial”, y te veías muy tierno con tu casco de juguete, y los ojos se te llenan de emoción cuando ves las repeticiones de Cosmos. Pero al mismo tiempo, tus cuentos e historias sobre las aventuras de ese personaje que has creado que viaja y conoce toda la galaxia es lo que te llena. Define exactamente cuáles son tus intereses y correspóndelos con una carrera en la cual veas que te sentirás plenamente desarrollado. Tal vez ser un ingeniero mecánico no es tanto lo tuyo, y un escritor de ciencia ficción encaje mejor en ti.
  2. Lista de intereses: Todos queremos un trabajo que nos agrade, sí. Pero no todos buscamos lo mismo en el nuestro. Siendo esto un ejercicio bastante personal, debes ser completamente honesto contigo respecto a tus prioridades, y así encontrar el trabajo al cual le dedicarás mucho entusiasmo. De la misma forma, será más fácil encontrar discrepancias en aquello que quieres hacer frente a lo que deseas obtener de tu carrera. Quieres un salario elevado, ok. Quieres un trabajo rodeado de naturaleza, vale. ¿Existe un empleo así con ese sueldo? Ojalá que lo encuentres.
  3. Encuentra a alguien que haya pasado por lo mismo: Las mismas dudas que hoy te abordan, también las pasaron muchos jóvenes en su momento. Contactando, conversando, preguntando, indagando sobre lo que hicieron otros chicos y chicas cuando tenían tu edad te puede dar una luz sobre lo que hicieron e inspirarte a lograr lo que tú deseas actualmente. Entérate sobre lo que están haciendo en la actualidad y cómo su etapa de estudiante los moldeó para realizar el trabajo que tienen ahora. Es la mejor forma de conocer cuáles son las posibilidades que te brinda una carrera determinada.
  4. Realiza prácticas pre-profesionales: Llegado a este punto es que quizás ya tengas un poco más claro qué es lo quieres hacer con tu vida profesional. Aplicar a un trabajo de medio tiempo (una parte del día en el trabajo, la otra en la universidad) te puede dar una mejor visión sobre las exigencias de un trabajo respecto al rubro donde se desempeñe, recibes un sueldo que puede ayudarte con algunos gastos, y sobre todo, puedes generar una pequeña red de contactos que sabiéndola aprovechar puede expandirse mucho más. Y si, en el peor de los casos, descubres que no es el tipo de trabajo que te gustaría hacer, pues ya tienes más experiencia laboral que muchos de tus compañeros de clase, pues te muestran una realidad que a veces no queda del todo clara en una aula. Y eso no es poca cosa.
  5. Explora carreras poco profesionales: Tú más que nadie sabes que todos quieren ser (o te dicen que seas) abogado, médico, ingeniero, y similares. Y quizás no sea exactamente eso lo que tú deseas para tu futro profesional. Nuevamente, esa respuesta es también normal. Es más que probable que estas carreras no te inspiren, ya sea porque demandan demasiado tiempo de preparación o porque involucran permanecer mucho tiempo sentado en el mismo lugar. Como fuere, tal vez lo que debas hacer es buscar en aquellas labores no tan ortodoxas y que puedan despertar en ti la motivación suficiente como para llegar con una sonrisa al trabajo. Quizás involucren estar cerca de animales silvestres, o tener que comer mucho durante el día. Hay para todos. Pero sobre todo, hay que saber buscar.

¿Cómo te diste cuenta qué era lo que querías estudiar? ¿Qué otros consejos nos puedes dar para encontrar la carrera que buscabas? Cuéntanos tu experiencia.