main

Colegio

¿Cómo conseguir letras ordenadas y legibles?

11 agosto, 2017 — by MundoPilot

shutterstock_142359655-960x704.jpg

En épocas donde necesitamos una pantalla para comunicarnos y donde existe “una app para todo”, escribir prácticamente se está volviendo innecesario. Recurrimos a ella en momentos extremos, como cuando bueno, nos están hablando por el celular y tenemos que anotar algo… pero incluso a veces en dichas circunstancias preferimos que nos manden una imagen para evitar la molestia de tener que escribir algo sobre algún soporte. Sin embargo, para algunas personas, escribir es una costumbre que no piensan abandonar, y por cierto en los colegios sigue siendo parte de la enseñanza curricular. Todo bien con eso.

Pero yendo más allá, poseer una letra legible es hasta una cuestión de orgullo. De hecho, quienes se consideran organizados pueden decir que su caligrafía también demuestra esa característica. Visto de otra forma: tener una mala letra se puede ver como desorganizado, sin precisión, y hasta poco profesional (salvo que seas un doctor. Es una broma). En todo caso, lo primero que tienes que responderte es ¿por qué quieres mejorar tu letra? Por qué quieres lograr ese objetivo. La legibilidad es importante, o quizás quieres impresionar a alguna persona. Quizás escribir a mano te facilita comunicar tus ideas mejor que con un teclado, y claro, sientes que explayas de manera más eficiente y fluida. Todas estas razones son válidas. así que si tu deseo es tener una buena caligrafía, aquí te presentamos unos tips para que sepas cómo conseguir letras ordenadas y legibles. Toma nota… o sea, escríbelas en un papel o algo.

  • Elige tu “arma” con cuidado.

    Hubo alguna vez un escritor llamado Edward Bulwer-Lytton que escribió aquella famosa frase “la pluma es más fuerte que la espada“. Claro, no se refería a que vayas a la guerra con un bolígrafo y un pedazo de papel, sino al arte de escribir y los poderosos efectos que puede producir. Entonces, si deseas obtener una bella escritura, quizás lo recomendable no sea comenzar con una pluma y un pomo de tinta, como tampoco es necesario comprarse el lapicero que usa James Bond. Comienza a probar diferentes tipos de lapiceros hasta que encuentres el que mejor se acomoda a tu mano. Puede que incluso sea un lápiz.

  • Posición del mano.

    Obvio, si es lo que empleas para escribir, hazlo correctamente. El cuerpo del utensilio debe descansar sobre el frente de la base de tus nudillos. Escribir a mano debe ser divertido, casi un juego gentil con tu lapicero, así que trata de que sea una práctica confortable para ti, y deja que la tinta de la carga fluya suavemente, sin presionar demasiado, sobre el papel. Prueba también diferentes tamaños hasta que encuentres el tipo de tinta cuya cantidad te satisfaga. Hasta prueba distintos colores. O al menos uno que al principio no haga ver que sí, tu letra todavía no es tan bonita que digamos. Ah, ¿eres zurdo? Ok, busca aquellos que están pensados para zurdos. Los hay.

  • Ojo con la hoja.

    Esto también es importante, porque siempre tienes que escribir sobre algo, y no siempre es tu mano. Además del lapicero, sería útil una libreta, de preferencia a rayas, para que puedas practicar con mayor precisión las minúsculas y mayúsculas, y veas cómo vas progresando.

  • Estírate.

    Suena exagerado pero a fin de cuentas es una esfuerzo físico que demanda estar en forma para tener que realizar una actividad con tu mano durante una buena cantidad de tiempo. Flexiona tus manos y tus muñecas un poco para soltarlas. Sobre todo si no es una actividad que realices todos los días, o regresas después de tiempo a hacerla. Activa esos músculos de tus brazos y hombros que pensabas que ya no ibas a usar nunca más.

  • Cuida tu postura.

    Sé que suena como si necesitaras muchas más cosas que un lapicero para escribir, pero es vital relajarse, colocar con cuidado los dedos con los que no escribes bajo tu mano, y hacer que el resto de tu cuerpo (al menos la parte superior) descanse sobre la mesa en la que vas a escribir. La postura recomendada es de 45 grados. Del mismo modo, ten un espacio limpio sobre la mesa, que te dé la posibilidad de mover tus brazos, el codo, y tus hombros con propiedad. Si tu intención es tener una escritura elegante, permítete todas las facilidades para obtenerla, y no interrumpir tus trazos con una taza o comida o cables sobre la mesa. Y una vez que hayas definido tu posición, no la alteres. Un consejo: en vez de bajar la mano o el brazo hacia abajo, mueve el papel hacia arriba, de esa forma la posición de tu mano al escribir permanecerá igual y te permitirá seguir escribiendo con comodidad.

  • Tómate tu tiempo.

    Si querías escribir bien y rápido, no necesitas una buena caligrafía, bastaba conseguirte una software de dictado y luego aplicar el corrector automático. Para comenzar, esto es cuestión de práctica. Y comienzas con lo básico, escribiendo líneas y líneas. Tu primer objetivo es tener control de las figuras y letras que pondrás sobre el papel. Que la ‘o’ parezca una ‘o’ y no un cero, que tu ‘l’ no se confunda con una ‘i’ sin punto, y así. Acostumbra a tu mano, a tu brazo y a tu muñeca a realizar los trazos de cada una de ellas, hasta el punto en que las coloques con naturalidad. Y sigue practicando, y evalúa tu evolución, hasta llegar al máximo de control y coordinación.

¿Te gusta escribir a mano? ¿Qué consejos tomaste para desarrollar una buena caligrafía? Cuéntanos en los comentarios.

Colegio

¿Por qué se usan más los lapiceros de tinta azul?

21 julio, 2017 — by MundoPilot

Esto es algo que hemos asumido como un automatismo: cada vez que pedimos o nos piden un lapicero, nos dan o entregamos un lapicero azul. Todo documento que llenamos o papel en el que escribimos recibe por defecto escritura hecha con tinta azul. Es más, para la mayoría de trámites el único color aceptado es ese.

Pero… ¿por qué se usan más los lapiceros de tinta azul? Trataremos de responderlo en las siguientes líneas.

De hecho, antes de la tinta azul que se usa para los bolígrafos modernos, debió haber existido otro tipo de tinta. En efecto, desde el siglo V hasta finales del siglo XIX o principios del XX (mira ya hasta dónde estamos yendo…), la tinta estándar que se usaba en Europa era la tinta de hiel de hierro, hecha de sales de hierro y ácido tánico derivado del roble. Esta era superior a las tintas basadas en carbono, pues se adhería mejor al pergamino (el “papel” de aquella época) y además era impermeable.

De ahí podemos obtener una conclusión muy importante: lo que hace apreciable a una tinta es la calidad de su permanencia, es decir, por cuánto tiempo puede quedarse impregnado en el soporte en cual se adhiere.

Si somos algo observadores, podemos darnos cuenta que el color de la tinta es un azul oscuro, casi negro, pero este puede convertirse con el tiempo (muchos siglos) en un color marrón. Y es aquí donde se presentaba un gran un inconveniente con la tinta: sus taninos son corrosivos y pueden consumir el pergamino durante largos períodos y más rápidamente con papel.

Esto obligó a que en el siglo XX los fabricantes de tinta tuvieran que desarrollar otras fórmulas, sintetizando nuevos tintes que no corroerían las partes metálicas de fuentes, inmersiones y bolígrafos.

Pero hay que señalar que también existe una cuestión de costumbre en su uso, lo cual explicaría lo prolongado y extendido de su empleo, además de otro tipo de elementos prácticos, como por ejemplo el mismo hecho de limpiar la tinta derramada sobre alguna superficie, algo más fácil con la tinta azul que con la negra.

Asimismo, se afirma que el uso de la tinta azul evitaba la confusión cuando se trataba de identificar algún documento original, dado que el empleo de tinta negra hacía que muy difícil de distinguirlos de una fotocopia, o una impresión, pues estas máquinas solo usan color negro.

Finalmente, no hay que olvidar que en esta estandarización del uso del color azul en los lapiceros tienen mucho que ver los colegios, pues se les recomienda a los alumnos usar este color para sus cuadernos, siendo el color rojo el usado por los profesores para corregir las tareas y hacer calificaciones. Además, el empleo del borrador hace que sea más fácil eliminar anotaciones en azul que en otro color.

Esperamos haber resuelto tu duda. Ahora dinos, ¿tú qué color de lapicero prefieres para escribir? Cuéntanos en los comentarios.

ColegioUniversidad

7 Razones por las que escribir a mano es mejor que escribir en la computadora

11 marzo, 2015 — by Mi manzana

escribir-a-mano-960x485.png

Un lapicero, un papel y mucho sentimiento...

Ahora que comenzaron las clases de nuevo, ¿qué usas para hacer tus apuntes? ¿El clásico cuaderno y lapicero, tu laptop o tablet?

El boom de la era digital puede estar haciéndonos creer que hacer todo en la computadora y nuestros gadgets es la mejor opción, sin embargo, continuar escribiendo a mano, como antes, tiene una serie de ventajas.

¡Conócelas, verás que te sorprenderán!