main

Colegio

¿Buscas cómo ampliar tu vocabulario?

31 julio, 2017 — by MundoPilot

shutterstock_209582515-960x640.jpg

Sabemos que las palabras son la base de nuestro lenguaje. Al mismo tiempo, representan en gran medida el nivel educativo, profesional y social de las personas de acuerdo a cómo las usan. Sin embargo, muchos estudiantes presentan dificultades al momento de ampliar su vocabulario efectivamente. Hay muchas palabras siendo usadas tanto de manera oral como escrita y evidentemente es complicado reternerlas todas, pero no por el hecho de saberlas sino que la dificultad se presenta al momento en que tenemos oportunidad de usar una palabra que funciona en determinado momento y simplemente no la recordamos o la olvidamos por su desuso. Así que, dada la importancia de hablar y escribir apropiadamente y con un amplia gama de opciones, te recomendamos leer lo siguientes tips si buscas cómo ampliar tu vocabulario, de una manera mucho más efectivas, y así recordarlas siempre. Presta atención y pon en práctica estos consejos.

  • Lee con regularidad, y de diferentes fuentes

    Un vocabulario nutrido no solo se obtiene leyendo a ganadores del Nobel de Literatura. La lectura te expone a un vocabulario similar de manera regular, enmarcado dentro de un contexto o historia con la cual que te puedes identificar personalmente y eso favorece a tu aprendizaje de palabras. Nuestros prejuicios nos arrojan a pensar que los ratones de biblioteca son aburridos y poco o nada sociables, pero por el contrario se ha confirmado repetidas veces que un lector asiduo es mucho más expresivo cuando tienen la oportunidad de hablar. Entonces, cuando leas presta atención a aquellas palabras que no conoces, pero no detengas tu lectura para buscar su significado pues eso interrumpirá tu apreciación de la narrativa y eventualmente te agotará. En vez de eso, subraya esas palabras e intenta resolver su significado dentro del contexto antes de revisar su definición oficial. Y trata de involucrarte con lecturas sobre diferentes temas. y en diferentes formatos. El lenguaje empleado puede ser muy distinto dependiendo de si lees una novela, una revista de moda o un periódico. Además, claro está, de un diccionario.

  • Corto y continuo

    Cuando vas a aprender algo, siempre lo haces en pequeñas cantidades. Con la lectura no es distinto. Pequeños párrafos son mejores que muchas páginas. En el espacio de una hora, nuestro cerebro asimila nuevas conexiones y así queda listo para más. Aprender 3 palabras nuevas al día es una buena cantidad para alimentar con tu lectura a un cerebro ocupado (hay más cosas que hacer en la vida que solamente leer, así esto nos apene). Pro tip: agrega estas palabras nuevas a una libreta o lista, ya sea en papel, un cuaderno o una app de lectura. ¿Alguna para bajar? Prueba con Memrise.

  • Haz conexiones

    Ya que las mencionamos, aprovechémoslas. Memorizar es hacer conexiones. Así que para el aprendizaje de una nueva palabra lo mejor es conectarla con algo que ya conoces. Coge una palabra y asóciala a otra que recuerdes. No importa cuál sea, el asunto es que te haga recordarla. También puedes conectar su sonido al significado. Una imagen poderosa se queda en la mente por mucho tiempo. Nuevamente, encuentra una asociación entre palabra e imagen, construye un vínculo, incluso forma una pequeña historia que te haga recordarla.

  • Motívate

    Este quizás es el factor más importante. La lectura debe significar un placer, no una obligación o una tarea pendiente. Leer debe ser divertido, debe nacer de la curiosidad de conocer alguna historia. Será muy difícil que estudies palabras mes tras mes si no sientes que es algo que vale la pena hacer, cuando menos, pues un vocabulario amplio te ayudará a lo largo de tu vida, en el colegio, en tus estudios superiores, en tu profesión, y te puede conducir a una vida más satisfactoria. Es la mejor inversión de tiempo que puedes tener.

¿Qué otros consejos para ampliar tu vocabulario seguiste y te resultaron? Cuéntanos en los comentarios.

 

Colegio

El correcto uso de ‘hay’, ‘ay’, ‘ahí’

1 junio, 2017 — by Cristhian Manzanares

shutterstock_322859228-960x558.jpg

Aprender a comunicarse no solo significa aprender a hablar bien y expresar correctamente nuestras ideas sino también a hacer el uso correcto de nuestro lenguaje de manera escrita. Es por eso que desde muy pequeños se nos demanda tener una buena ortografía. Pero el castellano o español se las ha arreglado para complicarnos un poquito las cosas.

Decimos esto porque en nuestro idioma existen palabras muy similares, que se denominan “homófonas” -palabras que suenan igual pero se escriben de distinta forma- y por ende significan otra cosa; eso hace que en ocasiones las confundamos y empleemos una en vez de otra.

El post que les presentamos a continuación es sobre uno de esos casos más resaltantes en nuestro idioma. Palabras que suenan muy parecidas, casi idénticas, pero que ya sabemos se escriben diferente y cada una significa otra cosa. Presta atención:

El correcto uso de ‘hay, ‘ay’, ‘ahí’

¡ay!
La palabra “ay”, escrita sin hache, es una interjección.
Según la RAE se usa para “expresar muchos y muy diversos movimientos del ánimo, y más ordinariamente aflicción o dolor”. Es por esto que suele ir escrita entre signos de exclamación.

Ejemplo: ¡Ay, qué pena que siempre me confundo con las palabras homófonas!

hay
“Hay”, escrito con “h” inicial, corresponde a una forma impersonal del verbo “haber” para expresar:

  • Que existe o se dispone de alguna cosa.
  • Obligación.

Ejemplo: Hay que aprender a diferenciar las palabras homófonas para no confundirnos.

Ahí
En cambio, “ahí” -escrito con hache intercalada y tilde en la “i”- es un adverbio de lugar que señala alguna cosa que se encuentra a una distancia media (entre “aquí” y “allí”).

Ejemplo: Si tienes dudas, busca un diccionario y ahí encontrarás el significado de la palabra que buscas.

¡Recuerda!

  • Formar el hábito de la lectura es importante para mejorar tu ortografía.
  • Realiza ejercicios en los cuales puedas diferenciar estas tres palabras para entender y utilizar bien cada una.
  • Cuando no estés seguro cómo se escribe alguna de estas palabras, revisa tu diccionario (puede ser virtual o un libro).

¿Aclaramos tus dudas? ¿Cuál otra tienes? Cuéntanos en los comentarios. Y recuerda revisar tu diccionario, ahí encontrarás todas las definiciones de las muchas palabras homófonas que hay en nuestro idioma. ¿No tienes diccionario? Ay, pues…

Universidad

Estos son los pasos para tener una mejor redacción

30 marzo, 2017 — by Renzo Risco

shutterstock_398402185-960x638.jpg

Muchas veces, durante nuestra época de estudiante, no han hecho realizar textos que tal vez no nos gustaba el tema. Hoy te contaremos algunos pasos que podrían ayudar a tu redacción, hacerla más sencilla, pero sin perder su calidad. No todos sabemos escribir o se nos hace fácil, pero con ciertos hábitos podemos lograr buenos resultados.

  • Piensa antes

Antes de empezar a redactar o escribir sobre un tema, debes pensar e investigar, meterte a fondo y conocer los puntos de lo que se escribirá. Analiza los distintos puntos de vista sobre l tema, saca tus propias conclusiones de acuerdo a tus fuentes y crea un contenido original, esto hará más entretenido el texto.

  • Puntuación

Recuerda usar los signos de puntuación correctamente, no querrás tener oraciones interminables o que sean de un párrafo.  Usa frases cortas, pero, siempre sin perder el sentido de la oración. Une las ideas que tengan mucho de parecido para concretar o cerrar un párrafo o una serie de ellos, siempre ten un orden.

  • Repetir palabras

Esto es algo que en muchas ocasiones no lo toman en cuenta, pero es importante que no repitas las palabras. El realizar este error puede causar que el párrafo se vea pobre, siempre hay sinónimos disponibles para darle mayor peso cultural al texto. La lengua española es sumamente amplia, no hay porque caer en este error.

  • Estructura

Es recomendable realizar una estructura previa del texto, esto nos ayudará a sintetizar y agrupar las ideas. Usa la técnica de la pirámide invertida, es de gran ayuda al momento de redactar, otra opción que tienes es realizarte las clásicas preguntas: qué, quién, cuándo, cómo y dónde.

  • Léelo

Al terminar el texto, recuerda leerlo más de una vez, tal vez a la primera no reconozcas los errores. Esto le dará mayor valor a tu redacción, pero evita caer en el perfeccionismo, siempre podrás pensar en que se puede mejorar algo del texto, pero muchas veces es mejor dejarlo en cierto momento y seguir avanzando.

Estos pasos te ayudarán a tener una mejor redacción y disfrutar de ella. Coméntanos, ¿qué tan seguido redactas?